El intendente Andrés Watson desplegó una estrategia progresiva para renovar el alumbrado público en el distrito e inició el proceso paulatino para reemplazar lámparas halógenas por tecnología LED.

El mecanismo permitió modernizar el parque lumínico en la totalidad de Curva de Chávez con dispositivos que representaron mayor durabilidad, mejor visibilidad, más potencia y un incremento en la seguridad de cada zona intervenida.

“Vinimos anteriormente a supervisar las luminarias de la plaza frente a la Escuela Primaria N°47. En ese momento, dijimos que íbamos a completar todo el barrio con nuevos artefactos. Así fue”, recordó el Intendente al tiempo que lo destacó como el “primero de los diez que componen Villa Vatteone en alcanzar el 100% de iluminación LED en una planificación que dispuso llegar pronto a toda la localidad”.

Con 48 años de residencia en el lugar, Adriana Fernández valoró las labores: “Hacía falta e implicó un importante avance”. “Supe que lo hicieron en muchos espacios verdes”, agregó para luego ponderar la “tranquilidad que aportaron las luces a todo el vecindario”.

Alejandra Chimenti -oriunda de las inmediaciones- manifestó con satisfacción “ver un crecimiento”. “Cuando salí a la madrugada a trabajar, me fui tranquila. Fue hermoso llegar de noche y mirar como estaban todas encendidas”. También, distinguió a vecinos y vecinas que “ayudaron todos los días a cuidar el sitio”.

El proyecto incluyó tareas complementarias para la puesta en valor del área: limpieza del Arroyo San Juan más labores de desmalezado, reparación de juegos, pintura más cordoneo sobre Carapachay, San Pablo, Río Salado y Santa Inés.

Acompañó al Jefe Comunal, el secretario de Obras, Servicios Públicos, Ambiente y Planificación Urbana -Diego Trejo-.