Según el informe de la Universidad Católica Argentina, durante el tercer trimestre del 2019 el 9,3% de la población urbana sufrió hambre y un 22% reconoció que se vio forzado a reducir su dieta debido a la economía.

La encuesta realizada por el Observatorio de la Deuda Social Argentina de la UCA, determinó que uno de cada diez argentinos padece hambre: durante el tercer trimestre de 2019 el 22,2% sufrió de “inseguridad alimentaria total”, una situación que se da por “haber reducido las porciones de comida de sus componentes por motivos económicos” en los últimos doce meses.

Mientras que el 9,3% de la población urbana sufrió “inseguridad alimentaria severa“, términos con el que la institución define al hecho de haber experimentado situaciones de hambre porque no hubo suficiente dinero para comprar alimentos en los últimos 12 meses.

Asimismo, la encuesta reveló que los menores de edad son los más castigados: el 14,1% pasó hambre en el último tiempo, mientras que el 30,1% aseguró que tuvo que reducir la ingesta de alimentos por la situación económica.

Según el informe, todas las variables empeoraron en el último año: el número de personas con hambre pasó del 7,9% al 9,3%.

El informe fue presentado por el titular del Observatorio, Agustín Salvia, al presidente electo Alberto Fernández durante la primera reunión del Consejo de Lucha contra el Hambre que promueve el exjefe de Gabinete como una de las prioridades de su gestión.