Avanzan a todo ritmo las obras para la creación de un Parque Saludable en la Quinta Ramón Carrillo, el cual incluirá también senderos para caminatas y la puesta en valor de la antigua casona para transformarla en un museo dedicado a la vida del histórico sanitarista argentino.

Los trabajos se llevan adelante en el predio conocido también como «Villa Antares», ubicado en el cruce de Erezcano y Presidente Perón, y actualmente se concentran en la creación de los senderos dentro de todo el predio.

El lugar fue declarado como “Patrimonio Forestal” y “Monumento Histórico” del Municipio de Almirante Brown por el Concejo Deliberante local, no sólo porque pertenecía a Ramón Carrillo sino porque es considerado un pulmón verde para Almirante Brown, ya que gracias a un Censo Arbóreo realizado por la Comuna se verificó la presencia de más de 1200 árboles de distintas especies.

Mariano Cascallares supervisó el avance de las obras que se concentran en la construcción de senderos respetando el patrimonio arbóreo y natural del lugar.

En este predio tan importante el Municipio de Almirante Brown, en articulación con el Gobierno Nacional, avanza en la creación de un Parque Saludable aprovechando sus casi cuatro hectáreas de extensión, creando senderos de caminata y también la puesta en valor de la casona. 

“Gracias a un profundo trabajo articulado estamos poniendo en valor todo el predio para transformarlo en un ícono para la salud y la cultura de nuestro querido distrito”, subrayó Mariano Cascallares.

Cabe recordar que hace unos meses Cascallares y el intendente interino de Almirante Brown, Juan Fabiani, también recorrieron el lugar junto a Ramón Carrillo, hijo del histórico sanitarista argentino, quien vivió en la quinta entre 1969 y 1980, transitando en ese lugar tan especial su adolescencia y los inicios de su vida adulta.

Las obras

Desde la Secretaría de Infraestructura, Planificación y Servicios Públicos de Almirante Brown precisaron que la construcción del «Parque Semipúblico – Quinta Ramón Carrillo» comenzó a principios de diciembre y tiene un plazo de obra de 180 días, con una fecha de finalización aproximada  para principios de junio.

El proyecto se desarrolla dentro del predio de la quinta respetando la vivienda principal y la forestación existente proponiendo caminos para su recorrido, espacios de reunión, de uso y descanso.

En este sentido, se realizan senderos de asfalto bordeando toda la quinta para realizar actividades deportivas, con un recorrido total de ida y vuelta de 1 kilómetro, además de la incorporación de estaciones equipadas con juegos para la salud.

En el sector donde se ubica la vivienda donde residió Ramón Carrillo, (la cual se pondrá en valor para el funcionamiento de un museo y se complementará con la construcción de un nuevo edificio que funcionará como centro de capacitación de salud), se propone la construcción de una plaza seca que funcione como atrio y punto de encuentro de estos dos edificios.

Asimismo, frente a la casa original, sobre la plaza seca, se instalará una escultura en conmemoración al Dr. Ramón Carrillo.

Este atrio central tendrá veredas secundarias que permitirán recorrer el sector donde se encuentra actualmente la pileta, que será refuncionalizada para convertirse en espejo de agua. Al lado del mismo, se construirá como equipamiento del predio un edificio de sanitarios públicos y un espacio destinado a bar de alimentos saludables y bebidas. Todo el sector contará con vegetación, bancos y mesas para poder utilizarlo como área de descanso y recreación.

Por otro lado, se reconstruirá el perímetro de todo el predio con rejas para mayor seguridad, además de luminarias con tecnología LED, y en ciertos sectores donde la vegetación lo permita, se instalarán bancos de madera para generar espacios de lectura y descanso.