El titular de la cartera dijo que «es importante aclarar que el ministerio de Transporte se encuentra al día en los pagos a las empresas en relación con los atributos sociales y el boleto integrado, que es lo que le corresponde puntualmente a Nación».

El Ministerio de Transporte de la Nación afirmó estar «al día» con los fondos enviados a las empresas de colectivos del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), a propósito de la reducción de servicios en el autotransporte de pasajeros que rige desde la medianoche y que afecta a líneas comunales y provinciales.

«Sobre la reducción de los servicios en algunas líneas de colectivos en el Área Metropolitana, es importante aclarar que el ministerio de Transporte se encuentra al día en los pagos a las empresas en relación con los atributos sociales y el boleto integrado, que es lo que le corresponde puntualmente a Nación», puntualizó la cartera a cargo de Diego Giuliano en un comunicado.

Explicó además que «los fondos enviados a las empresas de colectivos del AMBA se reparten entre Nación, provincia de Buenos Aires y Ciudad Autónoma de Buenos Aires».

«En este punto, la deuda reclamada por parte de las empresas no está dirigida al ministerio de Transporte, organismo que ya depositó a lo largo del año más de 17.000 millones de pesos», aclaró el ministerio.

En tanto, el ministro de Transporte de la provincia de Buenos Aires, Jorge D’Onofrio, afirmó que se pagaron los casi 9.000 millones de pesos en subsidios que se adeudaban con las empresas de colectivos, con lo cual se espera que se termine la reducción de servicios que afecta a todas las líneas del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA).

«Tuvimos un atraso de ocho días en el pago de compensaciones. Son 8.000 y pico de millones. Ayer (por el lunes) estaba listo para pagar y hubo dificultes con las transferencias, pero ya se está transfiriendo», expuso el funcionario en declaraciones a radio La Red.

El reclamo de las cámaras empresariales es por una deuda de 9.000 millones en subsidios no pagados por la provincia de Buenos Aires desde octubre, por lo que iniciaron un lockout que afecta a todas las líneas que únicamente circulan en el conurbano.

«Las empresas plantearon no una medida se fuerza, sino quita de frecuencias; pero hoy están los recursos y el sistema debe funcionar», indicó.

Luego, D’Onofrio precisó que desde la provincia se destinan 41.000 millones de pesos por mes para líneas municipales y provinciales del AMBA, y otro tanto para las del interior.

Consultado sobre el futuro de los subsidios que aporta el Estado nacional para las tarifas del transporte bonaerense, el ministro respondió: «Esto tendrá que ver con la estabilización que está llevando adelante el gobernador, y necesitamos precisiones sobre qué va a hacer el Gobierno nacional electo».

«El 50% del AMBA son líneas nacionales. Hay que ver qué decisiones se toman desde el gobierno electo. Hagamos una salvedad: más allá de lo que salga el boleto en Rosario o Córdoba, con índices diferentes para calcular los costos y la rentabilidad de las empresas, los bonaerenses metemos la mano en el bolsillo y lo pagamos nosotros. No tenemos fondo compensador en el que el Gobierno nacional pone plata», dijo.

El agotamiento de los recursos

Por su parte, el presidente de la Cámara Empresaria del Autotransporte de Pasajeros (CEAP), José Troilo, afirmó que «las empresas están agotando sus recursos», al explicar las causas de la reducción de servicios en el autotransporte de pasajeros en el Área Metropolitana de Buenos Aires.

«No es un paro o un lockout, sino que estamos anunciando la dificultad que están teniendo las empresas, a las que, lamentablemente, se les están agotando los recursos», manifestó Troilo en declaraciones a Radio Con Vos.

Sobre el inconveniente, puntualizó que «en este momento están con los pagos insuficiente o regulares», tras lo cual ahondó: «Afecta a todo el Gran Buenos Aires, porque lamentablemente la Provincia (el Gobierno bonaerense) no pudo cumplir con el último pago, ya hay una demora de 15 días».

Remarcó además que «el problema serio hasta el momento lo están sufriendo las líneas provinciales y comunales del AMBA, es decir, las que no ingresan a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y que circulan dentro de uno o varios partidos de la provincia, las que conocemos con el número de 200 hasta 700».

De hecho, el presidente de la CEAP reflejó que «hay dos líneas -388 y 406- que no están pudiendo circular porque no pudieron comprar combustible o no pudieron dar un adelanto a su personal».

No obstante, aseguró que se está «tratando de llegar al último momento» con el resto de las empresas, al tiempo que se mostró confiado en que el inconveniente «se destrabará» y «la Provincia podrá realizar el pago y las empresas podrán seguir circulando».

«Mientras tanto los problemas los seguiremos discutiendo pero trabajando, porque nosotros no queremos parar», subrayó Troilo.

Fuente: Telam