El Ministro de Justicia y Derechos Humanos bonaerense, Julio Alak, firmó un convenio de colaboración con la Universidad Nacional de La Plata (UNLP), y con el Sindicato de Salud Pública de la Provincia, con el objetivo de incorporar bioquímicos, técnicos de laboratorio y enfermeros, para llevar adelante análisis de sangre a los 45 mil internos da las unidades penitenciarias de la Provincia.

Las acciones comenzaron a desarrollarse desde este martes en las Unidades 1 y 22 de Lisandro Olmos, partido de La Plata, y progresivamente se extenderá a las 63 unidades penitenciarias de la provincia de Buenos Aires.

Según informaron, la Subsecretaría de Salud Penitenciaria llevará adelante este testeo masivo a través de los jefes de área y de sanidad de las unidades, junto a médicos, enfermeros, y el personal adicional proveniente de la Facultad de Ciencias Exactas de la UNLP y el Sindicado de Salud Pública.

Es la primera vez en la historia que el SPB realiza un control sanitario de estas características, con el objetivo de priorizar la atención integral y la detección precoz y oportuna de patologías dentro de las unidades dependientes penitenciarias.

Firmaron el convenio el vicepresidente de la UNLP, Martín López Armengol; el Decano de la Facultad de Ciencias Exactas, doctor Mauricio Erben; y el secretario general del Sindicato, Miguel Ángel Zubieta.