Daniel Ionadi es ingeniero especialista en ciberseguridad de F5 LATAM, y conversó con AgenHoy radio.

El crecimiento de las apuestas online a través de apps y plataformas ha ganado gran popularidad por parte de los aficionados a esta práctica, pero también ha encendido las alertas, generando la preocupación de padres, docentes y profesionales de la salud ante la permanente escalada de casos de ludopatía, especialmente entre los más jóvenes. 

Las apps de apuestas en línea son plataformas digitales que permiten a los usuarios participar en diversos juegos de azar y apuestas desde la comodidad de sus dispositivos móviles o computadoras. Estas aplicaciones ofrecen una variedad de opciones, como apuestas deportivas, loterías y juegos de casino con las tragamonedas, el póker y la ruleta como los más demandados. 

Daniel Ionadi, ingeniero y especialista en ciberseguridad de F5 LATAM, al igual que Federico Aragona, especialista en tecnología y director de ventas de F5 LATAM para MCA, sostiene que “hay formas de enfrentar este preocupante problema. Donde los padres juegan un papel crucial en la protección de sus hijos”. En este sentido, recomienda “utilizar software de control parental como herramienta efectiva para restringir el acceso a sitios y aplicaciones de apuestas. Estos programas no sólo bloquean automáticamente el contenido inapropiado, sino que también envían informes a los padres sobre las actividades en línea de sus hijos, permitiéndoles supervisar de cerca su comportamiento digital”.

Estos juegos funcionan mediante la creación de un perfil donde el usuario deposita dinero desde alguna de sus cuentas bancarias o billeteras virtuales para apostar. Un caso común es el de las apuestas deportivas, donde los adolescentes pueden apostar pequeñas cantidades de dinero en sus equipos favoritos, haciendo que el seguimiento de los deportes sea más emocionante. Las aplicaciones suelen ofrecer bonos de bienvenida y promociones para atraer a nuevos usuarios, lo cual puede ser muy tentador tanto para los adultos como para los adolescentes.

Ante esto, “es fundamental el compromiso de las plataformas de apuestas, que refuercen sus controles de edad durante el registro, exigiendo verificaciones rigurosas de identidad. La implementación de tecnología avanzada, como la inteligencia artificial, puede ayudar a detectar y bloquear cuentas que puedan estar siendo usadas por menores de edad”, indica el referente de F5.

Mientras, “las instituciones escolares tienen un papel esencial en la prevención de la ludopatía en adolescentes. Para abordar este problema de manera efectiva, pueden implementar programas educativos dinámicos y atractivos que enseñen a los estudiantes sobre los peligros de las apuestas en línea y cómo reconocer los signos de la adicción. Estos programas pueden incluir charlas interactivas, talleres prácticos y materiales educativos diseñados específicamente para captar la atención de los adolescentes”, agrega Aragona.

La ludopatía es una problemática preocupante que forma parte de una tendencia global. Según un informe de Opina Argentina, casi 1/3 de las personas tiene alguien en su entorno que padece ludopatía, y se cree que los más afectados son los adolescentes entre los 12 y 16 años. Es por esto que las escuelas pueden colaborar estrechamente con organizaciones especializadas en la prevención de adicciones para brindar apoyo integral a los estudiantes y sus familias, brindando recursos y asesoramiento, para crear un entorno seguro y de apoyo para los adolescentes. “Un ambiente de cuidado y vigilancia activa dentro de la escuela es clave para prevenir y tratar la ludopatía, asegurando que los estudiantes se sientan comprendidos y respaldados en todo momento”, indica el especialista.

Los padres tienen un rol crucial en la protección de sus hijos contra los peligros de las apuestas en línea. Mantener una comunicación abierta y honesta sobre los riesgos y consecuencias negativas de las apuestas es fundamental para disuadir a los adolescentes de involucrarse en estas actividades.

Además, los adultos deben estar atentos a cualquier cambio en el comportamiento de sus hijos y supervisar el uso de dispositivos electrónicos. El secretismo excesivo con el uso del móvil o las alteraciones en el estado de ánimo, podrían ser indicativos de problemas con el juego.  

La censura no es la mejor opción, pero hay 3 puntos clave a considerar por parte de los adultos responsables:

- Educación: es crucial que los chicos entiendan los riesgos de las apuestas en línea. Mediante ejemplos cercanos, en ambientes y situaciones cotidianas. Esto ayudará a generar una espacio de confianza y dialogo abierto.

- Supervisión: los padres tienen que estar atentos al uso de internet de los chicos sin ser demasiado invasivos. Es importante preguntarles de manera casual sobre los juegos que están jugando en la compu o el celular, o si están viendo partidos de fútbol online, lo importante es entender y comprender cada situación.

- Herramientas tecnológicas: usar un software de control parental es fundamental. Estas herramientas pueden bloquear el acceso a sitios de apuestas mientras permiten el uso seguro de recursos educativos y redes sociales.

ESCUCHÁ LA NOTA COMPLETA, ACÁ: