El número refleja el impacto de la crisis provocada por la escalada de precios y la recesión. Surge de informes privados.

El rubro alimentos y bebidas experimenta una fuerte caída de ventas que ronda el 23 por ciento, lo cual refleja el impacto de la crisis provocada por la escalada de precios y la recesión, según informes privados.

El rubro bebidas es uno de los más afectados, ya que las gaseosas y el agua mineral fueron algunos de los productos que más incrementos mostraron en las góndolas.
Esto datos preocupan al sector empresarial, ya que indican que el poder adquisitivo de los consumidores sigue perforando su piso mes a mes.

Un informe sobre datos más de 1500 distribuidoras realizado por la consultora Nextbyn, reflejó caídas en casi todos los rubros de alimentos y bebidas. Entre enero y abril las gaseosas de primeras marcas tuvieron una caída del 21 por ciento en su facturación, mientras que las de segundas marcas retrocedieron 23 por ciento.

Lo mismo ocurrió con la venta de cervezas, mientras que el vino bajó un 10 por ciento
El Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV) verificó una caída del 6,3 por ciento de consumo con respecto al año anterior.

Para los especialistas en consumo, se detectan cambios de hábito entre compradores que privilegian cada vez más las promociones.

A su vez, el volumen de cada compra es cada vez más reducido, lo cual refleja que la gente va adaptando el changuito a un disponible de fondos cada vez más chico.

Además, se detectó una fuerte contracción en el uso del efectivo un crecimiento en los pagos con billeteras virtuales y tarjetas de crédito. La caída en las ventas alcanza también a las ventas online.

Fuente: Página 12