Así lo advirtió el gobernador bonaerense tras el encuentro con los representantes del sistema de salud privado. En ese sentido aseguró que “el sistema está saturado” y claró que no significa que esté “colapsado”, sino que “hay mucha dificultad para encontrar camas”.