En articulación con la Policía Bonaerense desarticuló el fin de semana tres fiestas clandestinas en las localidades de Burzaco, Adrogué y Claypole.

La intervención oficial incluyó el desalojo de quienes participaban de las fiestas clandestinas y se le dio intervención a la Justicia. En general son los vecinos del lugar quienes denuncian las fiestas clandestinas. Se quejan por los ruidos molestos y movimientos extraños por fuera del horario permitido. 

El intendente Mariano Cascallares indicó que “los controles, la prevención y desarticulación de las fiestas apuntan a cuidar a nuestra gente cortando los contagios. Son herramientas para no llegar a restringir las actividades” sostuvo.

Insistió además en la necesidad de “cuidarnos ahora más que nunca porque la segunda ola de Covid-19 ya está entre nosotros”. 

Recordaron desde el municipio que para denuncias se recomienda llamar al 911 o al Centro de Operaciones Municipal al teléfono 4238 2595. Vale recordar que en el AMBA se encuentran suspendidas las actividades de casinos, bingos, discotecas y salones de fiestas.

Mientras tanto, las autoridades bonaerenses también establecieron el cierre de bares y restaurantes a partir de las 23 horas. También se encuentran suspendidas las actividades sociales en domicilios particulares y las reuniones al aire libre con más de 20 personas.