Para el politólogo Gustavo Marangoni, es necesario "poner en contexto la voluntad de los padres fundadores. Esto puede servir para ponerle voluntad a este contexto que nos toca vivir y que también está cargado de incertidumbre".

Marangoni destacó que "nosotros vivimos en la incertidumbre, y el pasado estaba lleno de incertidumbre. Nosotros conocemos el final de la historia. Pero en 1810 estaban llenos de incertidumbre, y ni hablar en 1813, en 1815 cuando vuelve Fernando VII. O en 1816 que el Río de la Plata era el último bastión. Y aún así declararon la Independencia; cuando tenían 2 clips y una cajita de fósforos para enfrentar a un imperio que tenía un poder residual bastante importante".

Repasó lo que sucedió la Semana de Mayo, recordando que "en el Cabildo Abierto del 22 se discutió un principio jurídico muy importante. El hecho inédito fue que el rey renunciara. Ante eso las regiones de España se organizaron en Juntas. Y los pueblos de los virreynatos se consideraron en igualdad jurídica, no vasallos porque no eran colonias. Se resolvió que teníamos derecho a organizar una junta".

Recordó que "el clima social se empezó a revolucionar en el Río de la Plata en 1806. Fue con la Reconquista y la Defensa en las invasiones inglesas. Los vecinos se organizaron para repelerlas. Eso generó un caldo de cultivo porque dio lugar a un nuevo actor social. La gente de a pie y de las orillas, hoy sería el conurbano"

Así que el 25 se constituye el primer gobierno patrio en nombre de Fernando y la Casa de Borbón. Luego la Asamblea del Año XIII nombra los triunviratos sin autoridad superior, y finalmente en 1816 se declara la Independencia.

Respecto al papel de la economía, recordó que "hasta las invasiones inglesas el comercio de toda América era un monopolio de la Metrópoli: España. Luego quedan los depósitos de mercaderías que se comercializaban por contrabando, y empieza la idea del libre comercio. No era otra cosa que el comercio con Inglaterra, una potencia en ciernes", finalizó.

ESCUCHÁ LA NOTA COMPLETA ACÁ