Los precios de las naftas y el gasoil aumentaron entre un 3% y un 4%, tras la decisión del Gobierno de postegar una gran suba en el impuesto a los combustibles para no trasladarlo a la inflación.

La actualización en los valores responde al incremento parcial en el impuesto a los combustibles líquidos (ICL) y al dióxido de carbono (IDC) en un 1%, junto a la devaluación mensual del 2% del dólar y al último ajuste en el precio de los biocombustibles autorizado por la Secretaría de Energía.

La nafta súper pasa de $905 a ubicarse en torno a los $941 por litro en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA). mientras que el gasoil escalará de $941 hasta cerca de los $980 por litro.

El Gobierno decidió posponer un ajuste del 115% en la carga impositiva sobre la nafta y el gasoil, lo que hubiera derivado en una suba del 18% en los surtidores.

Desde enero hasta junio, los precios de los combustibles acumulan un alza de 63,65% promedio. Por su parte, el secretario de Energía, Eduardo Rodríguez Chirillo, informó que la actualización del 7% pasó al 26%, un incremento equivalente a $140 el litro en naftas, y un impacto de US$3.000 millones por año.

Fuente: Minuto Uno