Las autoridades palestinas denunciaron la “agresión” de Israel contra el “pueblo palestino” y sus “lugares sagrados”. Por su parte, el Gobierno israelí acusó a Hamas de haber “premeditado” el conflicto. En tanto, el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, dijo que “este insensato ciclo de derrame de sangre debe cesar inmediatamente”.