A partir del domingo la Argentina recibirá un millón de dosis de la vacuna china que llegarán en dos aviones de Aerolíneas Argentinas y uno de Lufthansa. La decisión es destinarlas a quienes ya recibieron la primera dosis.

El primero de los tres vuelos partió ayer desde Ezeiza rumbo a Beijing. La aeronave Airbus 330-200 despegó del aeropuerto internacional a las 13.42 con destino primario al aeropuerto internacional de Barajas llevando una carga de semillas.

Argentina recibirá la próxima semana un millón de dosis de la vacuna China; en tres vuelos que arribarán a Ezeiza el domingo, el lunes y el miércoles. De esa manera, habrán llegado al país 9.932.600 vacunas contra el coronavirus.

Las vacunas llegarán en dos aeronaves de Aerolíneas Argentinas y en una de Lufthansa; y se aplicarán a personas que ya recibieron la primera de las dosis de Sinopharm.

Hoy parte desde Ezeiza el segundo vuelo, después del mediodía, que se suma al primero que partió el viernes. Estarán de regreso el domingo y el lunes, según informaron fuentes de AA.

En Casa Rosada llaman “Operación Beijing” a este nuevo capítulo de las vacunas. Traerá al país el tercer millón de los cuatro que Argentina compró al Instituto de Productos Biológicos con sede en la capital de China.

El tercer vuelo será de Lufthansa; saldrá mañana desde Beijin y tocará suelo nacional el próximo miércoles 28.

La operación fue confirmada por el presidente de la línea de bandera, Pablo Ceriani. En su cuenta de Twitter sostuvo que desde la compañía están “dando una respuesta rápida a cada necesidad logística del país; cumpliendo una tarea fundamental para que más argentinos y argentinas puedan vacunarse”.

A diferencia de lo que sucedió el 1 de abril, cuando llegó el segundo millón de Sinopharm en un solo vuelo; en esta ocasión se necesita de tres viajes por una cuestión de embalaje.

“Antes, en cada cajita llegaban tres viales con una dosis. Esta vez, el fabricante pone un vial por caja, lo que triplica el volumen a transportar”, explicó Ceriani en la red social.

En el caso de las Sinopharm se agrega una complejidad adicional. El fabricante sólo avala su traslado en un embalaje térmico llamado “envirotainer”. Se caracteriza por ser “activo”; se puede trasladar únicamente en la bodega de los aviones y no en la cabina, como sí sucede con las Sputnik-V.

“El Gobierno nacional busca siempre la opción más barata y eficiente”, señalaron especialistas involucrados en logística. Comentaron que, en este caso, hasta se averiguó por la contratación de un “carguero” que pudiera hacer todo en un solo vuelo. La idea fue finalmente desestimada ya que podría concretarse casi 10 días más tarde de las fechas ahora anunciadas.

Las primeras dosis que llegaron desde China se destinaron a personal de salud y educativo. Es que a principios de marzo, no se contaba con la autorización para aplicarla a mayores de 60. Esa situación se modificó el 25 de marzo luego de que la Anmat aprobara la inoculación con Sinopharm en adultos mayores.

La decisión de aplicarlas como segundas dosis se acordó en la reunión de la Comisión Nacional de Inmunizaciones el martes pasado; y del Consejo Federal de Salud el miércoles.

De todos modos el diferimiento de segundas dosis en al menos tres meses, “continúa vigente para el resto de las vacunas”, según se aclaró. En el caso “de este insumo en particular se dará por cumplido con el ingreso de estos dos millones de dosis en esta etapa”.