“Que lindo mi Glew querido con su atardecer sonado”, así arranca el entusiasta estribillo de la chacarera que Marcelo Aguiñagalde, un vecino de Almirante Brown, le dedicó al lugar donde vivió toda su vida.

Una canción que logró grabar en un estudio de música profesional gracias al acompañamiento del Municipio browniano que promueve el desarrollo de las diferentes expresiones artísticas de los vecinos y vecinas de nuestro distrito.

“Chacarerita de mi Glew” es el nombre del tema escrito hace dos años por el intérprete, y grabado con todos los arreglos en la producción musical y de forma gratuita en el estudio que posee el Instituto de las Culturas Brown.

Marcelo, un comerciante de Glew, se dedica a la música desde los 15 años y hoy con 47 revalida su amor por el folklore y por la querida localidad que lo vio crecer.

Un autodidacta, que comparte su alegría y el gusto por lo tradicional en todos los espacios que le abren las puertas para disfrutar de su arte. Tal como lo hizo el Municipio que le posibilitó grabar el tema y que Glew tenga oficialmente su propia chacarera, con la historia y costumbres que le dan vida. Con el recuerdo de su paisaje, la vieja estación, sus molinos de viento y del maestro Raúl Soldi y sus frescos.  Una canción que podrá ser escuchada y aprendida por grandes y chicos y entonada con el mismo cariño de su autor.

"Estoy muy agradecido con el intendente Mariano Cascallares por el reconocimiento y por poder grabar profesionalmente mi tema. Fue una gran sorpresa", señaló Aguiñagalde, que también agradeció a quiénes lo alentaron a escribirle a su querida Glew y acompañaron en el proceso.

Por su parte, el jefe comunal felicitó al vecino por la canción la cual se convertirá en un legado cultural para el distrito.

Cabe señalar, que durante la grabación el cantante contó con la colaboración de Walter Ruiz en el bombo y teclado, y Claudio Rueda en batería, también vecinos de la localidad.