Esta efeméride fue impulsada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), en homenaje a Karl Landsteiner, patólogo austriaco que descubrió y clasificó los distintos grupos sanguíneos. Gracias a sus grandes aportes al conocimiento científico, recibió el Premio Nobel de Medicina en el año 1930.