El Municipio de Almirante Brown puso en marcha 135 corredores escolares seguros en los alrededores de escuelas del distrito. Es en el marco de la vuelta a la presencialidad.

Desde la gestión de Mariano Cascallares precisaron que son los senderos más concurridos por los que los alumnos y alumnas transitan rumbo a las escuelas. Están ubicados principalmente cerca de avenidas o paradas de colectivos.

Se reforzaron los senderos con instalación de luminarias LED, cartelería, podas de seguridad y con una mayor presencia policial en distintos horarios del día. Es que con la conformación de burbujas las franjas horarias se volvieron escalonadas.

Además, se generó una red con los comercios en los corredores. Tienen pegado en la vidriera un sticker con la frase “comercio adherido” para que los estudiantes puedan acudir a ellos ante cualquier emergencia.

De esta manera los alumnos y alumnas que tengan algún problema pueden ingresar a dichos locales para resguardarse. Funcionan de forma coordinada con el programa Alerta Brown para alertar al Centro de Operaciones  Municipal sobre cualquier situación. Así se brinda una asistencia inmediata con la Policía, Bomberos, 107 AB o Defensa Civil.

El objetivo de todas estas medidas es que los chicos y chicas estén seguros camino a la escuela. Por eso además del Alerta Brown, los estudiantes pueden utilizar la versión “Alerta Joven”, dentro de la app. Allí cuenta también  con un botón de pánico.

Por otra parte, se trabaja de forma articulada con la aplicación “Alerta Escuelas”. Es un botón de pánico que tienen los directivos y autoridades de los distintos establecimientos educativos para alertar sobre cualquier situación de emergencia. Una vez que el botón es presionado, desde el COM ya cuentan con todos los datos de la institución para brindar una respuesta rápida.

Finalmente, desde la Secretaría de Prevención y Seguridad Ciudadana de Almirante Brown anticiparon que próximamente se incorporarán 50 Paradas Seguras. La ubicación coincide en su mayoría con la zona de corredores escolares. Están dotadas de botones de pánico con intercomunicador para que cualquier vecino y vecina pueda advertir sobre un hecho de inseguridad.