Los tres senadores nacionales por la ciudad de Buenos Aires se mostraron en veredas opuestas al referirse a la quita de un punto de la coparticipación a la Capital Federal y se diferenciaron también ante la posible judicialización del conflicto.

Los representantes porteños de Juntos por el Cambio, Martín Lousteau y Guadalupe Tagliaferri, tildaron de “irresponsable” la decisión del presidente Alberto Fernández y aseguraron que el tema debe ir a la Corte Suprema de Justicia, mientras que su par del Frente de Todos, Mariano Recalde, apoyó la medida y dijo que “el problema de la Ciudad no es que falten recursos, es el despilfarro”.

“Lo voy a hablar con (el jefe de Gobierno porteño, Horacio) Rodríguez Larreta, pero como representante de los porteños creo que la Ciudad debe ir directo a la Justicia, directo a la Corte porque esto es un conflicto entre jurisdicciones”, afirmó Lousteau sobre el recorte de más de 30 mil millones de pesos de los recursos coparticipables que recibe el distrito.

El senador porteño, que semanas atrás mantuvo una reunión con el Presidente, señaló en declaraciones radiales que le “cuesta encontrar” en el anuncio de Fernández “una palabra que sea cierta o correcta”.

“Dijo que era hombre de diálogo, y no le avisó la decisión a Rodríguez Larreta ni a los intendentes y habla de esfuerzo del Gobierno nacional cuando no lo hace porque el esfuerzo lo hace la Ciudad”, agregó.

En tanto, Tagliaferri consideró en diálogo con la prensa que la decisión del Presidente “es preocupante” porque “lo que se ha tocado es el tema de cómo el Gobierno entiende el federalismo” y “esto tiene que ver con la Constitución Nacional”.

La senadora afirmó que la medida es “irresponsable porque la Ciudad tiene un presupuesto vigente aprobado por la Legislatura y se acaba de ver modificado”, al tiempo que remarcó su “asombro” a raíz de que “en medio de la pandemia, el jefe de Gobierno trabajó en equipo con la Nación y la Provincia”.

Para Tagliaferri, esa relación de colaboración que se construyó ante la crisis sanitaria “se rompió o al menos se ensució”.

 Y en coincidencia con su compañero de bloque, agregó: “Nosotros siempre apostamos a las estrategias de diálogo.

Ahora, acá hay una cuestión inconstitucional y un conflicto entre dos jurisdicciones y esas cosas tienen que pasar por la Corte. El jefe de Gobierno tomará la decisión que crea mejor”.

Por su parte, Recalde se mostró en el extremo opuesto a los otros dos representantes porteños en el Senado de la Nación, al afirmar que se trata de “una medida razonable”, al tiempo que señaló que “el problema de la Ciudad no es que falten recursos, es el despilfarro de los recursos”.

Además, el senador se quejó en declaraciones radiales de que “en Argentina todo es judicializable”, ante la posibilidad de que el Gobierno porteño recurra a la Justicia, pero advirtió: “No creo que ningún juez les dé la razón”.

Recalde subrayó que la medida dispuesta por Fernández “es un decreto que modifica otro decreto, y no debería tener ningún cuestionamiento desde ese punto de vista”, en referencia al decreto de 2016 con el que el ex presidente Mauricio Macri aumentó dos puntos la coparticipación de la Capital Federal, llevándola a poco más del 3%.