Ese es el slogan de la campaña de promoción del consumo pergeñada por el sector yerbatero cuando se inició la pandemia. Así lo contó Raúl Romero, coordinador de prensa del Instituto Nacional de la Yerba Mate en el Día Nacional del Mate.

En diálogo con #BienestaryOtrasYerbas por la 97.7, el coordinador recordó que “desde 2015 se celebra el Día Nacional del Mate porque el Congreso decidió homenajear a Andrés Guacurarí y Artigas, más conocido como Andresito. Un caudillo hijo de guaraníes, que defendió al país de los contrabandistas y esclavistas”.

Señaló Romero que “el 38% de los argentinos considera a la yerba mate como el símbolo de su identidad, según una encuesta realizada por el INYM.”

Agregó que “este día es un homenaje a Andresito, y por otro lado una celebración del mate que está presente desde el nacimiento y desarrollo del país. El origen del mate se remonta a los guaraníes que habitaban este suelo antes de la llegada del hombre blanco. Tenían el árbol de la yerba en el monte nativo. En las reducciones jesuíticas se fomentó el consumo y la producción.”

El consumo en pandemia

En tiempos de pandemia cada uno con su mate, nos cuidamos entre todos. Ese es el leit motiv de la campaña de todo el sector yerbatero iniciada a fines de marzo”, indicó el referente del INYM. “Es una de las mejores maneras de prevenir. Y nos ha dado resultado porque los consumos se sostienen como el año pasado que fue histórico en consumo de yerba mate. Para muchos incluso fue el único compañero durante el aislamiento”, señaló.

Y recomendó que para cebar un buen mate, “lo importante es empezarlo siempre con agua tibia. Después si, cuando empieza a hacer ruidito en la pava cargamos el termo y comenzamos la cebada. Nunca hervir el agua. Y ademas, si el mate es de madera o calabaza limpiarlo bien, secarlo y dejarlo boca arriba.”

ESCUCHÁ LA NOTA COMPLETA ACÁ