El asteroide Bennu podría impactar contra la Tierra en 150 años. La consecuencia podría ser tan desastrosa como lo ocurrido hace 65 millones de años, cuando un asteroide extinguió a los dinosaurios. La única opción es alterar su trayectoria, dado que hacerlo explotar provocaría una lluvia de rocas sobre el planeta.

Así lo explicó el experto Esteban Tablón en su columna habitual en #EntreAmigos. “Si en este momento un asteroide de ese tamaño impactara en la tierra, sería como mínimo la desaparición de la tecnología. Volveríamos a la Edad de Piedra, si es que no nos extinguimos”, advirtió.

Para el divulgador científico, lo peor es que “no tenemos un plan de contingencia. Algunos insistimos hace mucho que en vez de gastar tanto dinero en tecnología bélica tengamos un plan de contingencia para manejarnos ante una eventualidad de éstas”.

Bennu es un asteroide muy grande, tiene más o menos el tamaño del edificio del Empire State, 384 metros. Es un pedazo de piedra de cuatro cuadras de diámetro, y viene muy rápido. Si pegara en la tierra sería sumamente destructivo”, graficó.

Detalló que “tal impacto genera ondas sísmicas. Se cree en el modelo de simulación que con el meteorito que provocó la extinción de los dinosaurios, del otro lado, en Rusia, hubo una serie de explosiones volcánicas concatenadas”.

Respecto a las posibilidades de que Bennu pegue en la Tierra dijo que “son muy bajas: 1 en 2700. Pero no tan bajas como para estar tranquilos, porque la trayectoria de los meteoritos no es fija. Entonces alguien tiene que hacer algo”.

En ese sentido informó que “China tiene un enorme cohete, que pesa 800 toneladas, se llama Larga Marcha. Pensaron que lanzando 23 de ellos podrían generar una desviación angular menor, que al llegar a la Tierra generaría un cambio de 9 mil kilómetros”.

“Es una distancia corta en términos de la Tierra, pero es la vida o la no vida. El meteorito pesa 85 millones de toneladas, pero el plan es posible. Lo importante es el ensayo”, finalizó.

ESCUCHÁ LA NOTA COMPLETA ACÁ