Los taxis que salgan desde el Aeroparque Jorge Newbery tendrán ahora un nuevo sistema de pago: en lugar del tradicional taxímetro que calculaba el precio en base a tiempo y distancia, ahora la tarifa será prefijada antes de comenzar el viaje para evitar discrecionalidades en los precios.

Desde una máquina instalada en el aeroparque -y próximamente en el aeropuerto internacional de Ezeiza, Buquebus y la terminal de micros de Retiro- los pasajeros podrán imprimir un ticket con la tarifa de taxi prefijada.

El Gobierno presentó el nuevo sistema de pago como una respuesta al “reclamo histórico de los pasajeros, que eran víctimas de organizaciones que manejaban las paradas y no permitían que otros taxistas trabajaran». Además de las máquinas de prepago instaladas por el Ministerio de Transporte nacional y la Secretaría de Transporte porteño, un sistema de barreras controlará el ingreso de taxis.

El usuario deberá marcar el destino de su viaje en taxi en las máquinas llamadas “tótem”, que calcularán la tarifa e imprimirán dos tickets (uno para el taxista y otro para el pasajero), con el monto a pagar.

El costo del viaje, que antes se medía con el taxímetro en base a tiempo y distancia, ahora será calculado por la distancia en kilómetros a recorrer, la bajada de bandera (10 fichas reloj) y el bulto adicional, equivalente a 5 fichas reloj por cada valija o paquete.

Finalizado el viaje, el pasajero pagará la tarifa con efectivo o tarjeta, como parte de un plan de modernización que prevé el uso del posnet en los taxis y de al menos una aplicación (App) para recibir los pedidos por parte de los usuarios.

Diariamente ingresan al Aeroparque 800 taxis diferentes en promedio. En la Ciudad de Buenos Aires sólo el 17 por ciento de los pasajeros solicita un móvil por medio de las empresas de radiotaxi. La mayoría, el 79 por ciento de los usuarios, lo toman directamente en la calle y solo el 4 por ciento lo hace con una aplicación, informó la Secretaría de Transporte porteña.

LF