La tercera misión técnica del Fondo Monetario Internacional (FMI) desde la firma de un acuerdo con el organismo, llega para revisar el cumplimiento del programa económico del que depende un desembolso de 11 mil millones de dólares para marzo próximo.

“Primera Mañana” dialogó con Gustavo Marangoni, ex Presidente del Banco Provincia y economista, para conocer en detalle lo que sucede con la deuda externa argentina, la más alta de la región, y la misión del FMI que llega hoy para monitorear el acuerdo firmado el año pasado.

 

La Argentina es el país más endeudado de la región. Según los últimos datos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), la proporción de la deuda pública argentina alcanzó el 77,4% del PBI a mediados del año pasado, cuando en 2015 el porcentaje era del 53,3%. Así superó a países como Brasil, Costa Rica y El Salvador.

“Esto no pasaba hace muchísimo tiempo, te diría desde 2001”, indicó Marangoni. “Lo cierto es que esto es muy elocuente, la deuda que estaba hasta hace pocos años en una relación de 50% con el Producto Bruto Interno, ahora salta prácticamente al doble, pero con otros elementos diferenciadores”, explicó el también politólogo.

“Buena parte de la deuda hasta hace algunos años estaba emitida en pesos, por lo tanto su presión sobre la economía global era más manejable y ahora la deuda es en buena medida con acreedores internacionales, básicamente el Fondo Monetario Internacional y expresada fundamentalmente en dólares”.

En ese contexto, Marangoni manifestó que “la deuda externa se ha convertido nuevamente en uno de los temas de la agenda y en uno de los temas complejos, porque el próximo gobierno, gane quien gane las elecciones de este año, tendrá que hacer frente al pago de más de 120mil millones de dólares en concepto de deuda”.

 

En cuanto a la misión que llegará para inspeccionar el acuerdo que firmó el gobierno con el FMI, el economista afirmó: “Indudablemente se trata de una economía fuertemente supervisada y como cualquier supervisión, en cualquier orden de la vida, eso de lo que está hablando es de una pérdida de autonomía”.

 

Consultado por si el gobierno viene cumpliendo con los puntos que pide el FMI o están bastante cautelosos por temor a como reacciones la gente con los ajustes, Marangoni aseveró: “El fondo va a estar razonablemente satisfecho respecto al cumplimiento de los objetivos del gobierno argentino para con este organismo internacional en tanto y en cuanto, lo que se denomina gasto publico, va a estar descendiendo o bajando en déficit y la dura política monetaria impuesta de alguna manera ha traído esta paz cambiaria de los ultimo 120 días”.
“ La contraparte de todo esto es lo que está sucediendo con la economía real”, explicó el analista económico.

 

“Todos los indicadores viene siendo fuertemente negativos, vemos que el desenvolvimiento de esos indicadores es siempre con un signo menos adelante y con dos cifras después, cosa que llamaría la atención en cualquier lugar del mundo”.

“Uno de los propósitos fundamentales de todo este ajuste era el hecho de tratar de mantener o sofocar los índices inflacionarios , eso no se está consiguiendo”, subrayó Mrangoni.

 

En cuanto a las proyecciones de este año, el ex Presidente del Banco Provincia fue claro: “Nadie estima una evolución del índice del costo de vida para el 2019 inferior al 25 % en el caso de ser razonablemente optimista”.
“Este año 2019 tampoco vamos a crecer y para el año 2020 y 2021, el acuerdo con el FMI impone seguir reduciendo los subsidios que aún quedan en la economía y avanzar con dos pilares fundamentales para el organismo, que son la reforma previsional y la reforma laboral”.

 

NG