Manuel Adorni, economista, analizó el panorama nacional en esa materia en una entrevista en ‘Primera mañana’, al aire de La 97.7.

«En 2018 tuvimos una inflación de 47,4%, en 2015 en tanto era del 30%, la pobreza y el desempleo aumentaron, el dólar se multiplicó por 4. Si uno ve la foto de este gobierno parece aterradora. Hay que hacer un análisis profundo; veníamos de 12 años difíciles, una pesada herencia y una sociedad quebrada, pero hoy hay una coyuntura muy compleja, donde hay uno de cada tres argentinos pobre, uno de cada dos niños pobre; hay incertidumbre con el dólar, en enero hubo un 2,9% de inflación cuando la expectativa era que se desacelerara más rápido, en febrero habrá una inflación entre 3,5 y 4%», advirtió Adorni.

En ese sentido agregó: «Hay un escenario electoral complicado, porque el mercado no lo quiere a Macri pero tampoco a Cristina. Las dos personas que dieron muestras de disputar un supuesto ballotage, no han tenido buenos resultados en sus gestiones. Es la primera vez que podríamos evaluar las gestiones presidenciales en un escenario electoral de ser así».

«Echarle la culpa al gobierno anterior o a la economía exterior, no sirve de nada, eso pudo haber colaborado», dijo en cuanto al curso de la economía y lo que alega el gobierno como causal: «Sin embargo, si no se tenía la mala praxis interna no pasaba nada; si uno analiza marzo, y su disparada, ese 10% que disparó el dólar, cuando se compara con otros países, en Chile hubo un 2%, Brasil un 4%. Siempre que pasa algo en el mundo, Argentina es más afectada», manifestó el experto.

En cuanto a lo que vaticina en el futuro económico, señaló: «No soy muy optimista; hay reformas estructurales que Argentina desde hace años debe hacer y no las hace, por otro lado, hay un dólar en 42 y una inflación arriba del 30% simplemente porque hay unos bonitos que se llaman Leliq, que el BCRA, saca el dinero de los bancos para que los pesos no se vuelquen al dólar o no se vuelquen a los productos y generen inflación; las variables no son peores porque se les da anabólicos para contener que todo se dispare más, y en algún momento la economía pasa factura. Hay un billón de pesos en Leliq que nadie sabe cómo lo piensan solucionar».

 

Escuchá la nota completa:

Carolina Bisgarra