La crisis y la caída en las ventas llegó hasta los umbrales de Fate, la fábrica argentina de neumáticos más del país y el mayor exportador de neumáticos,que pidió el Procedimiento Preventivo de Crisis (PPC). Sus propietarios, la familia Madanes quiere despedir a casi un 30% del personal, es decir unos 470 trabajadores.


Fundada en 1940, Fate es liderada por Javier Madanes Quintanilla, CEO del grupo Madanes y conocido como «el dueño del aluminio» por ser el propietario de Aluar, la única productora primaria de este insumo en todo el país. Controla Hidroeléctrica Futaleufu, entre otras empresas. Su patrimonio ronda los u$s1.400 millones, según la revista Forbes.
Con una capacidad de producción de 5 millones de neumáticos al año, Fate provee a los principales fabricantes del país como Peugeot, Renault, Volkswagen, Ford y Mercedes Benz, entre otras. A su vez abastece más de la cuarta parte de la demanda de neumáticos de reposición.
Su planta de San Fernando cuenta con 1700 trabajadores bajo convenio y la empresa quiere despedir a 470 trabajadores, según lo que informó Madanes en su presentación ante la Secretaría de Trabajo.
Las razones que da Madanes es “una caída importante en el mercado interno, la reducción de los reintegros y la implementación de retenciones a las exportaciones y ‘sobrecostos’ tremendamente elevados”, según explicó.
El empresario fue más allá y advirtió: “Una de las alternativas más lamentables sería la pérdida de empleo, que debiera ser la última. A mí me gustaría encarar un modelo en el que se trabaje sobre el crecimiento del volumen, y no sobre recaudar creando un sobrecosto”, dijo al matutino.
Sin embargo en el escrito presentado fue muy claro al pedir que se despida al 28% del personal de Fate. El PPC lo presentó hace unos días y ya hubo una audiencia preliminar, porque la empresa aún no completó los requisitos. Se lo comunicó al personal el lunes pasado desde la cartelera de la fábrica.
Alejandro Crespo, Secretario General del Sindicato único de trabajadores del neumático argentino (SUTNA), señaló: “tuvimos la audiencia preliminar en Trabajo, sólo mandaron abogados. Les pedimos que retiren el PPC. Quieren despedir a 470 trabajadores, cambiar el sistema de turnos, alterar toda la forma de producción y reducir drasticamente la producción”.
Se fijó una nueva audiencia para el 21 de febrero. Los trabajadores son claros: “Hemos pasado situaciones complejas, pero no pueden pedir el despido de tantos trabajadores con todo lo que siempre han ganado con la empresa. No aceptaremos despidos, defenderemos todos los puestos de trabajo y las condiciones laborales de cada compañero”, aseguró Crespo.
Desde el sindicato recuerdan que no es el primer conflicto, en 2007 tuvieron la planta tomada durante 30 días por una discusión salarial y en 2008, cuando Fate despidió a 80 trabajadores, la toma duró otros 30 días.
Las principales empresas fabricantes de neumáticos en el país son la japonesa Bridgestone ubicada en Lavallol que esta en proceso de ampliar su planta y la italiana Pirelli en Merlo, que enfrenta una caída en su producción.

NG