Se celebró el 125 aniversario del distrito junto a vecinos y autoridades que participaron del acto central con el izamiento a la bandera en la plaza, la homilía en la Parroquia San Juan Bautista, y a modo de cierre de los festejos, la presentación de la Orquesta Sinfónica Municipal.

El sábado se realizó el izamiento de banderas en los mástiles de la plaza frente al Municipio seguido de la entonación de “Aurora” y el Himno Nacional, por la cantante local Eliana Sosa.

En esta ocasión, el Intendente Interino, Andrés Watson, expresó su alegría, realizó una breve reseña histórica de los años en los que se fundó el distrito, y señaló la importancia de trabajar en conjunto por el presente de Varela.

En este marco, destacó la importancia que reviste para el intendente Julio Pereyra ahondar en el diálogo entre todos los actores de la comunidad, para así lograr que “de todas las ideas que tengamos, hallemos una superadora para el beneficio de todos los vecinos, que nos permita que continúen convencidos de lo que hoy es Florencio Varela, un muy buen lugar para vivir”.

También estuvieron presentes, autoridades municipales, el cuerpo de bomberos, entidades policiales, veteranos de guerra y la institución eclesiástica, que fue representada por el diácono Jorge Laczuk, quien realizó una invocación religiosa y destacó que “aquellos pueblos que no tienen historia, pierden”.

Finalizado esto, los presentes se dirigieron a la emblemática Iglesia San Juan Bautista en la que se llevó a cabo la santa misa, presidida por el padre Enio Cargnello.

La Orquesta Sinfónica Municipal cerró los festejos

Al caer la tarde, en la peatonal Monteagudo, la Orquesta Sinfónica Municipal brindó un concierto a los vecinos del distrito, exponiendo piezas clásicas y un repertorio de música contemporánea.

El director de la orquesta, Pablo Piazza, comentó que la idea de presentarse en esta ocasión surgió con la de innovar, “de estar en la vida cotidiana de la gente que pasa y camina por la peatonal, tomándolos por sorpresa. Era una prueba para nosotros. Esperamos que haya más presentaciones durante el año”. A su vez, remarcó que “la existencia de la orquesta en la Argentina es un milagro, pero el esfuerzo que hace el municipio junto a los programas de la orquesta escuela, es un milagro hecho realidad”.

Rumilda Giménez, espectadora y abuela de uno de los músicos, manifestó la satisfacción de ver a su nieto violinista compartir con la orquesta y los vecinos un cierre musical. “A mi nieto, la música le salvó la vida”, expresó emocionada  al contar que fue fundamental para él tras haber sufrido un accidente.

Ezequiel Bértola