El intendente de Hurlingham Juan Zabaleta le respondió al presidente Mauricio Macri quien en la inauguración del Paseo del Bajo tras tocar el asfalto manifestó que «este pavimento no es relato, es real».

«No  hay que tocar el asfalto, hay que tocar a la gente», fue la contundente respuesta que realizó el jefe comunal bonaerense en una entrevista radial. Y agregó que «no come asfalto mi vecino. Hoy nos preocupa defender las mesa y el bolsillo de los argentinos».

Además remarcó que en su ciudad está en un contexto en el que están «eximiendo de tasas a panaderos, a supermercados, a librerías». Y continúo con su repudio a la provocación presidencial: «Hay que ir y golpear una puerta como hacemos todos los días y preguntarle a la jubilada que en mi distrito están 1500 pesos por debajo de la jubilación mínima para poder comer por mes, el bolsón de PAMI no alcanza para cubrir la necesidad de los jubilados, ver la situación de los pibes que andan con un currículum abajo del brazo todo el día, tendría que tocar gente Macri, hasta no le sale bien tocar el asfalto».

«Nunca pensé que iba a asumir como intendente a tener que hacer estos trueques», señaló Zabaleta quien agregó que «hay una agenda que el gobierno niega y no la termina de entender. La agenda es económica, la agenda es poner la Argentina en marcha, eso tiene que entender este gobierno, es muy difícil que lo haga porque no hay más beneficio de inventario, ni para mi, ni para Vidal ni para Macri, hace tres años y medio que estamos a cargo de gobiernos municipales, gobiernos provinciales y nacionales, esto no lo entienden y no alcanza la estrategia de comunicación».

Por último, aseguró que «hay una necesidad enorme, quiero que un día vengan y vayan a cualquier casa del distrito, a preguntar qué le pasa a la clase media, ni hablar de los que menos tienen, nosotros estamos entregando zapatillas, le damos de comer a 27 mil chicos por día en el servicio alimentario escolar, hay tres mil cupos más que están pidiendo comer, estas son las realidades del conurbano».

LF