La Comisión Episcopal de la Pastoral de Migrantes e Itinerantes (CEMI) advirtió que “una vez más nos enfrentamos al gravísimo problema humano de la trata y explotación de personas”, en un mensaje por el día de lucha contra este flagelo. Y llamó a las autoridades competentes a “allanar los caminos para liberar a las personas esclavizadas”.

Los obispos que integran esta comisión afirmaron que no están ajenos a estas problemáticas y ratificaron: “Nos sentimos preocupados y ocupados a nuestra medida por estas graves situaciones”.

La CEMI hizo un nuevo llamado a todos los que tienen la autoridad y la capacidad de allanar los caminos para liberar a las personas esclavizadas”.

En este sentido, los obispos consideraron necesario que las víctimas rescatadas “puedan recibir asistencia médica, legal y psicológica, ser protegidas de quienes las amenazan o incitan a la trata y a la explotación sexual y laboral, y puedan tener asistencia psicofísica para rehacer su vida y su derecho a la privacidad”.

“Pedimos a Jesús, rostro misericordioso del Padre Dios, que nos haga conscientes de que son nuestros hermanos y que todos podemos hacer algo, que nos ilumine y nos ayude a encontrar nuevos caminos para la Iglesia y para la sociedad, con soluciones eficaces y prontas para erradicar este delito que pone en juego la defensa de la vida, acompañar con ternura y generosidad a las víctimas y sus familiares, y así podamos soñar y construir ‘una sociedad sin esclavos ni excluidos’”, concluyeron.


LF