La Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT) rechazó hoy las modificaciones a los regímenes diferenciales que planea incluir el Gobierno nacional al sistema previsional durante este año a partir de la normativa vigente desde diciembre de 2017.

«El Gobierno se comprometió con el FMI a llevar adelante una reforma previsional pero no vamos a permitir que esos cambios perjudiquen la calidad de vida de nuestros jubilados», aseguró el secretario General de la CATT, Juan Carlos Schmid.

De esta manera, el comunicado emitido por la CATT destacó que «en el transporte, los regímenes jubilatorios que permiten acceder al beneficio a una edad menor y/o con menos años de servicios con aportes que los requeridos por el régimen general están motivados en el envejecimiento prematuro que provoca la naturaleza de actividades riesgosas o insalubres, tales como embarcados, personal de empresas aéreas o portuarias, conductores de transporte, ferroviarios, y otras».

Por su parte, Schmid señaló que «los regímenes diferenciales son erróneamente llamados ´de privilegio´ por los medios, porque se confunden con los sistemas que permiten obtener un 82% móvil denominados ´especiales´, diseñados para jueces, diplomáticos, investigadores del Conicet y docentes universitarios».

En este sentido, el sindicalista remarcó: «Es importante que los trabajadores defendamos los convenios colectivos de trabajo, en tanto pueden ser fuente de normativa para determinar las características de cada régimen diferencial».

Además, precisó que «el Gobierno no ha hecho nada para garantizar una prestación que no genere la actual desigualdad del régimen vigente, el cual reduce la prestación de vejez en un 1,5% por cada año que anticipa su jubilación, llegando en algunos casos a significar un 15% menos que el régimen general».

«Ninguna modificación a los regímenes diferenciales va a poder efectuarse sin la necesaria e imprescindible participación de los trabajadores en la mesa de discusión y en la redacción final de un proyecto normativo, que va a tener que ser elevado al parlamento nacional para ser convertido en ley», señaló Schmid.

Finalmente, el sindicalista indicó que ya le transmitieron la «preocupación al ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, y al ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, en la última reunión del año pasado» cuando el gremio realizó «asambleas que afectaron la normal prestación servicios».

LF