Ante la emergencia sanitaria por el avance de la pandemia del coronavirus, empresas recuperadas y cooperativas comenzaron a producir alcohol en gel y barbijos para abastecer la alta demanda de los productos, que en muchos comercios tienen faltantes o son vendidos a precios mucho más altos de los permitidos.

Los trabajadores de la empresa gráfica recuperada MadyGraf anunciaron que comenzará a producir alcohol en gel para manos y barbijos para comercializar, pero la primera tanda será donada al hospital de Escobar. La iniciativa solidaria la realizan en conjunto con el Centro de Estudiantes de Ciencia y Técnica de la Universidad Nacional de San Martín y la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA).

De esta forma, buscan poner «al servicio de la comunidad las instalaciones de la fábrica para producir estos insumos tan necesarios en el marco de la emergencia y ante el faltante en establecimientos de salud y para la población en general», contaron en un comunicado.

El plan previsto es producir una primera tanda de varios miles de litros de alcohol en gel y al menos 200 mascarillas diarias. Para poder extender la producción y donación de estos insumos, los trabajadores le pidieron al Estado que aporte los fondos necesarios para poder aumentar la producción.

El mismo pedido hizo el laboratorio recuperado Farmacoop, que asegura tener «parte de las soluciones que el sistema sanitario necesita en este momento» y la capacidad de «producir e importar a gran escala», para lo que necesita financiamiento.

«Con nuestros reactores y nuestra máquina llenadora tenemos la capacidad de producir 2000 kilos de alcohol en gel por día. También tenemos la capacidad de entregar 20 mil barbijos por día. Todos productos de calidad y a precios populares», sostienen los trabajadores de la empresa recuperada.

A través de redes sociales, contaron que tienen la logística necesaria para importar insumos esenciales en 15 días. «Es indispensable actuar ya mismo. Supimos de algunos insumos que desde el día viernes a hoy han TRIPLICADO su valor y todos los países están demandando grandes cantidades.

Cuanto más demoremos, más caro nos van a costar y tendremos menos chances de conseguir lo que necesitamos», advirtieron, y remarcaron: «Sabemos cómo hacerlo pero necesitamos financiamiento».
Para esto, piden ayuda del Estado Nacional, de los Estados Provinciales, de Fundaciones, ONGs y personas particulares. «Todas las manos son bienvenidas para poder contribuir en esta situación», subrayaron.

Liliana Lopez