Según el medio económico británico  The Economist, los argentinos piensan que Alberto Fernández «ha estado a la altura de la situación» desde que asumió la Presidencia, pero tiene en frente dos complejos problemas que exceden su responsabilidad: la «recesión profunda» que le dejó Macri y la pandemia de Covid-19.

Es que The Economist, tal vez el semanario económico de corte liberal más prestigioso del Reino Unido, sostiene que el mandatario, de quien destacan que es peronista, está lidiando con «2 calamidades», literalmente: «la profunda recesión heradada del predecesor Macri y la pandemia del Covid-19″.

«El éxito será la realización de su presidencia y alumbrará el futuro de su movimiento político peronista. El fracaso sería desastroso para ambos», arriesga el semanario.

Según señala, «la presión para aliviar la cuarentena se está construyendo antes que la pandemia alcance su pico» por lo que «el Gobierno ha empezado una movida para sostener a la economía que tal vez termine por debilitarla más». No obstante, agrega que el aislamiento «está teniendo efecto», dado que los números de fallecidos por el virus «es mucho menor que en España, que tiene aproximadamente la misma población».

Luego, The Economist asegura que la oferta que el ministro de Economía, Martín Guzmán, le hizo a los bonistas bajo legislación extranjera fue rechazada por estos acreedores hasta ahora, y advierte que «las consecuencias del incumplimiento serían espantosas». «La Argentina puede encaminarse hacia su noveno incumplimiento», agrega.

De nuevo respecto del coronavirus, el semanario sostiene que en su «batalla contra la pandemia», Fernández «está usando una política arriesgada, también». Según la nota, «trabajadores en hospitales privados dicen que los bajos números de casos y muertes por el COVID 19 reflejan una falta de testeos» y que «temen una ‘dramática pérdida de vidas’ cuando el virus llegue a su pico a principios de junio, en los barrios pobres que rodean a la Capital Federal y en otras ciudades.

«Fernández está tratando de blindar a los argentinos pobres de las consecuencias de la cuarentena, en parte subiendo impuestos a los más ricos. El gobierno ha dado bonos a los beneficiarios de planes sociales, a los trabajadores informales y quienes trabajan en el sistema sanitario, policías y empleados de supermercados. Ha impuesto nuevos congelamientos en precios de alimentos y suministros médicos», describe.

No obstante, en una mirada parecida a la del propio FMI, The Economist sostiene que «la pre-existente recesión hace que la elección entre salud pública y crecimiento económico sea aún más dolorosa que en la mayoría de los países» y que la reapertura de determinados sectores obedeció a la «presión de sindicalistas y empresarios».

«Fernández sabe que la pandemia es mucho más despiadada que los acreedores de la Argentina», concluye el artículo, después de destacar que Alberto «se inclina a descartar un rápido retorno a la normalidad», distanciándose de Jair Bolsonaro, en Brasil.

Liliana Lopez