Por Agustina Paredes.

«Si yo fuese mujer sería re puta»
«Si yo fuese mujer estaría con todos»
«Si yo fuese mujer sería re fácil»
Y después, risas.
Son palabras exactas que escuché a lo largo de mi vida. Porque claro, ser mujer te habilita a conseguir sexo rápido ¿Qué tanto? Si las mujeres son miradas con deseo, son examinadas cuál vidriera, desde lo que tiene puesto hasta lo que no lleva, desde pedazos de su piel hasta la forma en qué camina. La mujer es tratada como un juguete de colección, un objeto más.
Ojo, no es cualquier objeto, es un objeto valioso, preciado, incubador de vida, madre de nuestros hijos, pilar de la familia, trabajadora incansable del hogar, delicada, sumisa, lo necesariamente frágil para necesitar protección masculina pero lo suficientemente fuerte para parir obligada o mantener sola a una familia.
¡A las mujeres hay que cuidarlas porque nos dieron la vida!.
Pero no se olviden que son objetos, salúdenlas con frases ridículas cada 8 de marzo y después, olvídense, tienen vía libre. Así que si quieren acosarlas, tocarlas, agredirlas, manipularlas, incomodarlas, manosearlas, violarlas, háganlo.
Son tan «valiosamente» objetos que no necesitan dar aprobación, ¿no?.
Soy mujer y si yo fuese hombre machista apostaría por evolucionar.
Porque todo ese pensamiento nefasto lo estamos borrando. No lo aceptamos. Lo tiramos a patadas, a gritos, a pura bronca.
Si yo fuese hombre entendería el privilegio que tengo de ser un ser humano tratado como tal y no como objeto sexual.
Si yo fuese hombre pelearía desde mi lugar por eliminar la cosificación que sufre la mujer. Y no lo haría porque tenga hermanas, madre, amigas, tías, abuelas, novia. No.
Lo haría porque son mujeres. Punto.
Si yo fuese hombre me plantearía como mínimo un segundo cuantas veces cosifiqué a una mujer, cuantas veces la traté de objeto, de carne, cuantas veces la desvaloricé.
Si yo fuese hombre, querría no pertenecer a todo este sistema patriarcal.
Pero soy mujer.
Mujer que lucha.
Mujer que escuchá, que grita, que se mueve, que busca romper cadenas.
Mujer que pelea por su libertad y por la de sus hermanas.
Soy mujer, soy mujeres y esto que iniciamos no tiene fin.
Y yo digo qué:
Si yo fuese mujer quisiera ser fuerte cómo tantas otras mujeres.

Melisa Delgado Niglia