Maquinaria vial, embarcaciones, motos, más de 200 computadoras y otros artículos estimados en más de $ 60 millones forman parte de nuevos hallazgos de bienes que pertenecerían al denominado Clan Medina, el líder de la Uocra encarcelado en el marco de una voluminosa causa penal que sigue el juez federal de Quilmes, Luis Armella, por delitos de asociación ilícita, lavado de activos y extorsión, y coacción agravada.

Tras determinar que el Clan Medina poseía autos de alta gama y otros costosos bienes, la intervención del gremio habría comunicado al juez el hallazgo de otros elementos de valor en un predio de Punta Lara donde se ubica el camping de la Uocra, de acuerdo a lo que trascendió en las últimas horas.

Según datos extraoficiales de la investigación, algunos de esos bienes serían “donaciones” que empresas de la región habrían realizado a las diferentes agrupaciones que dentro de la estructura de la Uocra todavía manejan Medina y algunos de sus parientes y allegados procesados, como su mujer, Fabiola García; Cristian “El Puli” y Agustín Facundo Medina, hijos del sindicalista.

Según trascendió, entre los elementos encontrados figuran alrededor de 200 computadoras que, de acuerdo lo que obraría en el expediente judicial, habrían sido donadas por una empresa de la zona a una de las agrupaciones de Medina.

En ese contexto, desde la intervención al gremio que encabeza Carlos Vergara, una fuente aseguró que se estaría en trámite de devolución al municipio de Ensenada del camping que la Uocra ocupa en Punta Lara donde se habrían realizado construcciones no declaradas y cuyo financiamiento no figuraría en los registros contables del gremio.

En tanto, en la Uocra siguen con atención el proceso electoral nacional. En diferentes ámbitos de la intervención no se oculta la inquietud ante la posibilidad de que un cambio político “brusco” repercuta en la marcha del proceso judicial que se le sigue al ex líder de esa organización. Según se afirma en fuentes ligadas a la intervención del gremio y de la investigación judicial, el circuito de recaudación ilegal desarticulado tras la detención de “Pata” Medina y de algunos de sus más cercanos familiares, orillaba los $400 millones anuales.

Nando Rodriguez