Hace 17 años, el 7 de marzo de 1999, se llevó a cabo un evento que quedó en la historia del fútbol mundial: hinchas de un club de fútbol se reunieron de manera espontánea y masiva en el estadio, sin que haya partido. Esa que cuatro días antes, la síndico de la entidad, Liliana Ripoll, la que la famosa Guardia Imperial bautizó como “vieja chiflada”, anunciaba que Racing estaba en quiebra y había dejado de existir. Sin embargo, su expresión fue como intentar tapar el sol con las manos: los hinchas salieron desde cada rincón a defender a su pasión y colores. El tiempo les dio la razón.

Un club que sufrió los resultados de los malos manejos de dirigencias totalmente desastrosas tenía un día negro en su historia tan rica, la que tiene inscripta momentos como ser campeones del Mundo entre tantos otros. En ese momento el presidente del club era Daniel Lalín, ese que quedó grabado por recibir un redoblante en su cabeza cuando explicaba la grave situación a los socios.

El juez Enrique Gorostegui, quien está a cargo de los temas judiciales y económicos de Racing  en ese momento, no autorizó al equipo que dirigía en ese momento Gustavo Costas debutar en el torneo Clausura. Pese a ello, miles de hinchas coparon el Cilindro para demostrar este amor eterno por los colores y evitar que la institución desaparezca, por eso el 7 de marzo es una fecha tan especial para todos los hinchas, donde se refleja una historia de emotividad, de sentimientos imborrables.

Los hinchas “salvaron al club”, jugaron su partido más importante, más de 50 mil almas presentes y  la Cámara de Apelaciones de La Plata aclaró su fallo: la liquidación de bienes seguía en pie, pero el club podía continuar abierto mientras tanto. Más allá de los detalles sobre los movimientos financieros del club, nadie podrá dudar que la historia de amor que hay entre los hinchas y la institución es un lazo que solo los que sienten estos colores pueden entender, hoy por hoy han pasado muchos años, mucha agua bajo el puente, un gerenciamiento, el club de nuevo a manos de los socios luego de que se levantó la quiebra finalmente en 2008.

Ezequiel Bértola