La Rosada aún no encontró el compañero de fórmula para Mauricio Macri y mientras busca convencer al radical Ernesto Sanz, baraja otras posibilidades como la de Mario Negri, Morales y hasta un outsider: Facundo Manes.

Resultado de imagen para sanz y Macri

A partir de hoy, la cúpula del PRO y de la UCR comenzarán a discutir los posibles nombres que acompañarán a Mauricio Macri en la boleta de Cambiemos. Mientras los hombres del centenario partido piden prioridad total en la elección del nombre, desde el espacio amarillo contestan que debe ser un hombre de confianza del jefe de Estado.

En la mesa de negociación estarán, por el radicalismo, Ernesto Sanz, el titular de la UCR porteña, Emiliano Yacobitti y la diputada Alejandra Lorden, además del gobernador de Mendoza y presidente de la UCR, Alfredo Cornejo, y sus pares de Jujuy y Corrientes, Gerardo Morales y Gustavo Valdés.

Por el PRO participarán el jefe de Gabinete, Marcos Peña, el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, el presidente del PRO, Humberto Schiavoni, y el secretario general del partido, Francisco Quintana, con la participación de la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, y el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta.Y por la Coalición Civica dará su punto de vista Elisa Carrió.

Los nombres que se barajan son los de Ernesto Sanz y Martín Lousteau, que cuenta con el respaldo del sector de Cornejo y del radicalismo porteño, que también admiten que al ex ministro de Cristina Kirchner “hay que cuidarlo en estos dos años, no lo podemos prender fuego”.

De todas maneras, el ex embajador de Estados Unidos no cuenta con el total beneplácito de la Casa Rosada. Fuentes oficiales recalcaron que Macri quedó molesto con Lousteau cuando, invitado en una gira internacional, se animó a plantear ante la prensa que la UCR podría competir en las PASO contra el PRO. Algo que, como ha dicho Marcos Peña en más de una ocasión, está totalmente descartado.

Sí genera confianza Sanz, aunque el ex senador fue crítico del papel que tuvo el centenario partido en Cambiemos desde diciembre de 2015:  “Pro nunca creyó en una coalición” de gobierno, aseveró. En este sentido que remarcó además que el partido de Macri apostó por “una construcción política de arriba hacia abajo” y que pretendía “sustituir a la UCR en la representación de la clase media.

“El Gobierno decidió seguir un modelo de construcción política desde arriba hacia abajo. Sin creer en una coalición, pretendió que esa construcción iba a dar territorialidad con el tiempo y así construir un partido nacional que pretendía sustituir a la UCR en su vieja representación de la clase media”, planteó Sanz.

Por otro lado, aparece el nombre de Mario Negri: “El tipo al que hoy más confianza le tiene Mauricio, hay que ponerle una ficha”, indicó a Noticias Argentinas un diputado del macrismo con llegada a Balcarce 50, en referencia al jefe del interbloque de Cambiemos y reciente candidato a gobernador de Córdoba.

Tambien comenzaron a analizar la opción de un «tapado» que no pertenezca a ningún partido. Se menciona en ese sentido al neurocientífico Facundo Manes, que nunca fue candidato a nada pese a coquetear con diversos sectores.

De extracción radical, en 2017 Manes estuvo cerca de ser candidato de Cambiemos en la provincia pero pegó el portazo con una dura carta contra Marcos Peña. Este año, tras idas y venidas con Roberto Lavagna, ni siquiera descartó dialogar con Alberto Fernández.

En el Gobierno creen sin embargo que Manes todavía no se quemó y que podría acercar votos de la clase media. Niegan de todos modos que haya habido conversaciones.

NG