Fue un héroe pero principalmente un adelantado, en muchos órdenes, no solo en la estrategia militar, sino también en la cosmogonia de lo que tenía que ser la Patria grande.

San Martín tuvo un grave problema pulmonar durante toda su vida. Él decía que sus enemigos no eran los realistas, sino las montañas, cómo cruzar Los Andes y con esa enfermedad crónica, sin mostrar debilidades.

El patriota, se hizo armar un laboratorio homeopático para curar a los soldados y tratarse él.

Compartimos la columna completa.

Agenhoy