Ocurrió en la estación Los Andes y desde el Municipio de Quilmes repudiaron el hecho, puesto que se trata de una obra importante que aún no había sido oficialmente puesta en marcha.

Según indicaron, los responsables no pudieron ser identificados puesto que no había cámaras de seguridad, aunque confirmaron que trabajan en la instalación de las mismas. 

Los vidrios habrían sido golpeados a patadas, puesto que no se encontraron en el piso restos de piedras ni otros proyectiles que pudieran haber sido utilizados para perpetrar dicho acto.

Asimismo, los destrozos generaron indignación en la comunidad. “Es una pena realmente que rompan por romper. Esto corre no sólo para el Metrobus, sino también para las paradas de colectivos que instalaron en la ciudad y para con la propiedad privada en general”, expresaron vecinos. 

Fuente: Perspectiva Sur

Melisa Delgado Niglia