Un grupo de vecinos y allegados a Mónica Cruz, una mujer que fue asesinada aparentemente por su ex pareja luego de haber denunciado al hombre por violencia de género, protagonizaban esta mañana una protesta con quema de neumáticos frente a la Fiscalía de Ezeiza.

  Los manifestantes cortaban la ruta 205 frente a la sede judicial en protesta por la muerte de la mujer de 38 años, que fue encontrada muerta este domingo en la vecina localidad de Cañuelas, tras ser vista por última vez con vida el viernes por la noche en Tristán Suárez, partido de Ezeiza.
   Juan Ramón Silva, expareja de la víctima, confesó el crimen cuando fue llevado a la comisaría segunda de Ezeiza.
   El hombre dijo que ahorcó a su ex mujer, el volvió el cuerpo en una frazada y lo llevó por la ruta 205 en un auto, para depositarlo en una zona descampada.
   El crimen se produjo cuando Cruz fue a encontrarse con Silva tras pedirle dinero para la medicación que necesitaba un hijo que habían tenido en común.
   Alan, el hijo mayor de la mujer, contó a la prensa que su madre había convivido con Silva durante once años, durante los cuales tuvieron dos hijos de nueve y siete.
   Otros allegados señalaron que la mujer había denunciado al detenido en tres oportunidades por violencia de género.
   «Mi mamá vivió once años de sufrimiento. Él era un psicópata y ella le tenía miedo», contó Alan.

LF