Las denuncias por robo aumentaron un 5,4% en 2017 con respecto a 2016, en tanto que los robos agravados por amas de fuego también se elevaron un 2,2% en el mismo lapso, al tiempo que se registró una caída del 10 % en los homicidios en la provincia de Buenos Aires, informó la Procuración General de la Suprema Corte bonaerense.

Puntualmente, de 70.347 denuncias por robo en 2016 se pasó a 74.157 instrucciones penales preparatorias por el mismo delito en 2017, lo que implicó un aumento del 5,4% en un año.

Los robos agravados por armas de fuego también se elevaron un 2,2% en el mismo lapso: de 50.288 se llegó pasó a 51.408 denuncias en el mismo período.

Si se analizan los datos de robos sin distinguir sus agravantes los casos aumentaron un 3,3 %.

Los hurtos agravados también subieron un 2,3%: de 800 denuncias se pasó a 818 causas, en el mismo período.

Y los hurtos simples se elevaron de 45.363 a 53.730 en el mismo plazo, según las estadísticas que da a conocer anualmente de la Procuración General de la Suprema Corte.

Los homicidios consumados disminuyeron de 710 a 660 al comparar el período, entre 2016 y 2017, lo que implica una caída del 10 por ciento.

También se registró una reducción del 9,4% de los homicidios dolosos denunciados y una fuerte caída en los homicidios en ocasión de robo, que pasaron de 51 a 25.

También fueron iniciadas 1.217 investigaciones por homicidios dolosos en grado de tentativa, una disminución de 131 casos respecto de los 1.348 de 2016.

«Sin duda, el mayor desafío es bajar los robos», afirmó la gobernadora María Eugenia Vidal, quien señaló que «todavía queda mucho por hacer».

Durante un acto por un nuevo aniversario de la policía de la provincia de Buenos Aires, la mandataria señaló:

«Durante muchos años fue fácil culpar a la policía cuando el poder político no se hacía responsable de nada».
«Nosotros hoy somos parte de un mismo equipo. Responsables de los éxitos y de lo que falta por mejorar», puntualizó.

LF