Ante la situación económica que está atravesando nuestro país, un grupo de bomberos voluntarios de Estaban Echeverría decidió comenzar a generar su propio dinero. De este modo, en el Destacamento Canning-El Jagüel decidieron abrir una parrilla para recaudar los fondos que necesitan para pagar el alquiler del galpón donde funcionan, ubicado en Pedro Dreyer y Costa Rica.

Primera Mañana” dialogó con Cristian Tapia, jefe general de los Bomberos del distrito, para conocer en detalle el porqué de esta llamativa propuesta.

Tapia explicó que reciben subsidios de Nación y Provincia para la compra de unidades y equipamiento; y que el municipio aporta un porcentaje de la Tasa de Servicios Generales que pagan los contribuyentes.

En tal sentido, el Jefe de Bomberos dijo que las partidas que envía el municipio “están retrasadas”. “No sé por qué motivo, pero hace cuatro meses que no las recibimos”.

Tras reconocer que la situación se complica cada vez más, Tapia remarcó “que el servicio está totalmente garantizado”. “Se hace esto para poder palear la situación y mantener las unidades”, añadió.

Durante la entrevista con este medio, el servidor público, contó: “Este destacamento se hizo para estar más cerca de la gente”. 

Así mismo, Tapia relató que desde el destacamento Canning-El Jagüel  tardan en una intervención en la zona,  entre 7 y 10 minutos y saliendo del cuartel central, en hora pico se tarda  alrededor 25 minutos.

La Comisión Directiva de la asociación evalúa alternativas: Abrir otras parrillas en el cuartel central de Monte Grande y en el destacamento de 9 de Abril, donde son propietarios; o cerrar la sede alquilada.

En este complejo contexto, el Jefe de Bomberos de Esteban Echeverría relató que desde hace 8 años están en tratativas con el municipio para conseguir un terreno.  “Si eso no ocurre, si continua así, estamos obligados a ver qué hacer con el destacamento”, manifestó Tapia.

Finamente, en referencia a la novedosa propuesta de la parrilla, el  representante de los bomberos del distrito  señal{o que los vecinos son muy receptivos. “La gente viene  y colabora”, remarcó.

Escucha la nota completa:

NG