Los beneficios en el uso del implante subdérmico y del Dispositivo Intrauterino (DIU), la anticoncepción post evento obstétrico, el registro de interrupciones legales de embarazos y el abordaje integral de embarazos en personas menores de 15 años, fueron algunos de los ejes del Segundo Encuentro de Referentes de Salud Sexual y Reproductiva que se llevó a durante dos días en Buenos Aires y al que asistieron representantes de todas las provincias.

“La importancia del uso del implante, la implementación de la línea de anticoncepción post evento obstétrico, que se viene efectuando pero hay que seguir desarrollándola cada uno en su provincia, y el comienzo del registro de interrupciones legales del embarazo son políticas transversales y esperamos que continúen en el tiempo”, había indicado el lunes durante la apertura el subsecretario de Promoción de la Salud, Prevención y Control de Riesgos, Mario Kaler.

En esa línea y con el objetivo de recuperar parte de los avances y los logros del trabajo de la Dirección de Salud Sexual y Reproductiva (DSSyR), la directora Silvia Oizerovich señaló que “en el 100 por ciento de las jurisdicciones disminuyó el porcentaje de embarazos en adolescentes de 15 a 19 años en el período 2000-2017 y, en el 70 por ciento de ellas, esta disminución fue estadísticamente significativa en los últimos 3 ó 4 años”. Esta información fue tomada de la Dirección de Estadísticas e Información de Salud (DEIS).

“En el año 2000, el porcentaje de embarazos en adolescentes informado fue de 14.7%, alcanzando su máximo valor en los años 2011 a 2013 (15.3% a 15.1%), para luego disminuir hasta alcanzar un valor de 13.0%. Por lo cual, se puede identificar un último período 2013-2017 en el que disminuye a un ritmo anual de 3.9% (estadísticamente significativo)”, resaltó Oizerovich.

La funcionaria indicó que “en este último período, la implementación del Plan ENIA (Plan de Prevención del Embarazo no intencional en la Adolescencia) reforzó en 12 provincias las estrategias para garantizar los derechos sexuales y los derechos reproductivos”, destacó.

Por su parte, la coordinadora técnica de la DSSyR, Gabriela Perrotta, expresó que “en este octavo encuentro, lo que queremos es compartir experiencias, preocupaciones, las estrategias que fueron efectivas, los logros y también evaluar hasta dónde hemos llegado y ver qué nos queda. Lo importante es que dejemos capacidad instalada para seguir avanzando y seguir garantizando derechos sexuales y derechos reproductivos”.

En tanto, la representante de la Asociación Médica Argentina de Anticoncepción (AMADA), Marisa Labovsky, se refirió a los beneficios del implante y del DIU al sostener que “el uso de estos métodos está recomendado por la OMS porque su efectividad no depende de la paciente en cuanto a la toma u olvidos, la continuidad del uso es mayor al 80 por ciento luego del primer año y sólo tiene falla global inferior al 1 por ciento. Por lo mencionado, están recomendados por organismos internacionales para personas con capacidad de gestar de todas las edades”, indicó.

En cuanto a los efectos remarcó la importancia de que se efectúe una buena consejería previa a su uso y destacó que los Métodos Anticonceptivos Reversibles de Larga Duración (LARCs, por sus siglas en inglés) “son la mejor opción para evitar los embarazos no intencionales”.

Durante la segunda jornada se presentó el Registro de Interrupción Legal del Embarazo, una actualización de la canasta de insumos y se trabajó la perspectiva de diversidad sexual y corporal en personas con discapacidad.

En ese marco, se presentaron nuevos materiales de comunicación de la DSSyR como el kit de tarjetas en braille sobre métodos anticonceptivos para personas ciegas y con baja visión y la revista destinada a adolescentes y púberes “Cambios que se ven y se sienten” , elaborada entre la Secretaría de Gobierno de Salud y el Ministerio de Educación de la Nación.

Fuente: Consenso salud.

LF