El economista Martín Redrado anticipó que el dólar alcanzará los $ 90 en diciembre de 2020. A su vez, este año finalizaría en $ 65. La economía caería 3,3% en 2019 y 1,8% en el primer año de un eventual gobierno de Fernández. La inflación pasaría del 54,9% este año al 41,9% y la tasa de interés, del 65% en diciembre próximo al 45% en el mismo mes de 2020.

También señaló que «el déficit fiscal (después del pago de intereses de la deuda) bajaría del 4,2% del PBI al 3,2%. Y el rojo de cuenta corriente (compuesta por las balanzas comercial, de servicios, rentas y transferencias), del 1% en 2019, se revertiría en un superávit del 0,7% el año próximo». Dijo además que «la Argentina está en un proceso de recesión y pérdida salarial”. Ante una audiencia compuesta por empresarios uruguayos y argentinos, sostuvo que enfrenta tres desafíos económicos: otro salto cambiario, el consumo alicaído y la pérdida de reservas del Banco Central.

“Pero hay sectores destacados”, rescató Redrado, antes de enumerarlos. “Las tecnologías de la información. Hay que ver solamente lo que está pasando en el Distrito Tecnológico de Parque Patricios. Las telecomunicaciones, el agro y los servicios conexos, los hidrocarburos y la minería”, continuó.

Sin embargo, en un mundo de tasas de interés bajas y precios de las materias primas moderados, recomendó a la Argentina y el resto de Sudamérica: “Empecemos a descommoditizar nuestras economías, pensemos en producción con valor agregado. Hay que ser selectivos, usar la big data, el comercio cae pero crece el comercio electrónico. No nos quedemos con que somos una región bendecida por los recursos naturales. Hay que agregar inteligencia, investigación, trabajo”. De inmediato pensó por qué la Argentina sufre crisis recurrentes, que no son habituales en Uruguay, Chile o Perú: “Porque no producimos los dólares que necesitamos y entonces recurrimos a los dólares financieros, a la deuda. Si nos pasa como en 2017 que había tantos argentinos en Miami y otros yendo de compras los fines de semana a Chile, es porque nos equivocamos. La clave es depender de los dólares de exportación”.

AgenHoy Digital