La convocatoria por parte del Gobierno a la UCR a una reunión en Casa Rosada para abordar la conformación de una posible fórmula presidencial desató una serie de declaraciones de los referentes radicales, que se dividen entre quienes consideran que «es tarde» y quienes están dispuestos a negociar.

Federico Storani, vicepresidente de la Unión Cívica Radical (UCR), confesó que «hay un enorme malestar» en el radicalismo con el PRO y además adelantó que sin una reformulación para las elecciones de octubre próximo «no hay continuidad» en Cambiemos.

«Si no hay una reformulación de las reglas de juego sustanciales en Cambiemos, no tiene objeto la continuidad del partido en esa alianza. Desde lo personal, no apoyaría la reelección del presidente Mauricio Macri en estas condiciones en las cuales está hoy funcionando», admitió el funcionario.

Sin embargo, el vicegobernador bonaerense Daniel Salvador armó en las últimas horas una reunión de convencionales nacionales de la Provincia para sentar una posición a favor de sostener Cambiemos y demostrar que la mayoría de la UCR sigue en la alianza oficialista frente a los pedidos de otro sector, encabezado por Ricardo Alfonsín, Federico Storani o Juan Manuel Casella, quienes pugnaban por analizar ir con Roberto Lavagna.

En ese orden, el radicalismo bonaerense analizó las chances de triunfo en la convención nacional de la postura de “continuidad” en Cambiemos, y evalúa pedirle al presidente del cuerpo, Jorge Sappia, que convoque al cuerpo, confiados en lograr un triunfo «abrumador».

“Tenemos 52 votos asegurados a favor de la continuidad” destacaron sobre el resultado de la juntada en nuestra Ciudad.

Así las cosas, todo depende ahora de que Sappia convoque a la Convención, órgano partidario que no se reúne desde abril del año pasado.

Emmanuel Angelozzi