¿No hay nadie con sentido común en el entorno del gobernador Axel Kicillof que le aconseje que no debe exponerse en sitios peligrosos?.

Tampoco al ministro de Salud se lo vio con tapabocas el viernes pasado cuando ambos visitaron el hospital Belgrano de San Martín, (foto) hecho que disparó todas las alarmas.

Y obliga a plantear varias dudas. ¿Nadie pensó en el equipo de comunicación del mandatario bonaerense, que cuando se hicieran públicas las imágenes a través de la TV y los diarios, se vendría un tsunami de críticas?.

Por lo visto, no. Era de manual que ese nosocomio, siendo uno de los focos más peligrosos del coronavirus, porque hay 13 contagiados entre enfermeros y médicos y la cifra se podría extender a 20, no era el escenario más aconsejable para visitar.

Podía haber ido otro funcionario de segunda línea. ¿Hacía falta exponer de esta manera al hombre que debe timonear los destinos de la provincia más grande de la Argentina.

Y su ministro estrella, porqué no lo advirtió ? .El Hospital Zonal General de Agudos General Manuel Belgrano, pertenece a la Región Sanitaria V y está ubicado en Avenida Constituyentes al 3.100, en San Martín. Es un nosocomio de precaria estructura, como los muchos que hay en la Provincia, pero con profesionales abnegados que todos los días se juegan la vida frente al peligroso virus.

Frente a esta situación, la Asociación Sindical de Profesionales de la Salud (Cicop) bonaerense puso todos los semáforos en rojo y reclamó «urgentes medidas» para extremar «la protección» del personal del Hospital Belgrano ante «el contagio por coronavirus de 13 trabajadores»l.

Desde Cicop informaron que «el Belgrano atraviesa una preocupante e importante crisis sanitaria», y se sostuvo que ya fueron confirmados 13 contagios que podrían llegar a 20.

La entidad sindical cree que es «indispensable reforzar los Equipos de Protección Personal (EPP) para el personal sanitario en general y para los afectados a la atención directa de casos sospechosos o positivos del virus en particular». También solicitan reforzar las medidas de prevención, que no son de responsabilidad individual.

«El personal no debe autogestionar los EPP sino el Estado provincial», puntualizó en un documento de prensa el médico Orlando Restivo, titular de la Cicop Belgrano.

Para este médico, los insumos y los EPP que llegaron son «insuficientes» para la contingencia y sostuvo que de forma sorpresiva «la dirección del establecimiento de salud decidió cerrar el Comité de Crisis, que permitía apelar a jefes, coordinadores, dirigentes gremiales y trabajadores para acertar las resoluciones».

El dirigente gremial además sostuvo que «no deben demorarse las medidas para los casos sospechosos» y señaló que «la cuarentena y el hisopado al personal es la única posible determinación, por lo que la Cicop reclama el testeo de la totalidad de los trabajadores para evitar el riesgo de sumar más contagiados».

Para no exponerse frente al Presidente Alberto Fernández, Kicillof tuvo que suspender su presencia esta tarde en la residencia de Olivos, donde concurrirán 16 gobernadores para respaldar la presentación de su oferta de renegociación de la deuda externa. La razón de su ausencia no es política, sino sanitaria.

Comentan que alguien llamó desde Olivos y dijo: «no se puede exponer al Presidente». No obstante, por el revuelo que se armó, desde la gobernación dicen que «Axel no estuvo dentro del hospital sino que visitó la obra que está al lado. Esas fotos que andan circulando de Axel con médicos fue en la visita al Eva Perón, el otro hospital de San Martín», aclararon voceros del gobernador bonaerense.

Las mismas fuentes agregaron que «hay médicos monitoreandolo todo el tiempo, no es que arrancaron ayer. No se va a aislar, pero tomó la decisión de no ir por recomendación médica. Más por las dudas que otra cosa».

El propio gobernador dijo en las últimas horas durante una entrevista radial: «no tengo ningún síntoma, me siento perfectamente bien y el protocolo dice que me tendría que hisopar si hubiera estado en contacto con la enfermedad. No corresponde que me haga el hisopado», agregó.

Después de semejante sacudón informativo en medio de la pandemia más grande de la historia, urge una pregunta: ¿No será necesario una autocrítica entre quienes deben velar por los cuidados del gobernador?.

Si el gobernador no entra en cuarentena, por lo menos tendría que hacerlo su equipo de comunicación, que debería cuidar más su imagen.

*Jorge Joury es licenciado en Ciencias de la Información, graduado en la UNLP y analista político. Para consultar su blogs, dirigirse al sitio: Jorge Joury De Tapas.

Rodrigo Gauna