Las Pymes bonaerenses proyectan llevarle al gobernador electo Axel Kicillof un plan de medidas para proteger al sector frente a la crisis productiva que los ha golpeado en los últimos años por los tarifazos en los servicios públicos y los combustibles, además del la alza en los impuestos y la baja del consumo, producto de los salarios que perdieron ante a la inflación. 

Los datos toman contexto si se tiene en cuenta que al menos 50 pequeñas y medianas firmas bajaron sus persianas gracias a estas políticas económicas, de acuerdo a un relevamiento de la Asamblea de Pequeños y Medianos Empresarios y la Asociación de Empresarios Nacionales difundido en junio de este año. En los meses subsiguientes la tendencia, lejos de revertirse, se agravó.

Es por eso, otras entidades que aúnan a este sector productivo ya preparan un informe que dé cuenta de un paquete de medidas que deberá implementar el Gobierno de Axel Kicillof “de manera urgente”, según manifiestan, para llevar alivio a empresarios y trabajadores.
Facundo Galdós, integrante de la Confederación General Empresaria (CGERA) detalló que irán a la gobernación con al menos tres puntos: «que se suspendan los embargos de ARBA por seis meses; que se reabra el Banco Provincia para las PyMES y el Fondo de Garantías de Buenos Aires (FOGABA); y por último que las problemáticas se resuelvan por regiones y no de manera global”.

Por su parte, desde el Frente Productivo Nacional, que integra además a cooperativas y a sectores rurales, sumaron otras variables. Principalmente remarcaron que buscarán la desdolarización de la energía, que según indicaron se lleva hasta el 35% del presupuesto empresarial; una modificación impositiva integral e incluso un “perdón impositivo” para algunos sectores.

“Todavía no sabemos con qué se va a encontrar Kicillof, pero sin dudas vamos a acercar un pedido macro sobre lo que necesitamos”, dijo a este medio Daniel Moreira, presidente del Asociación Pyme e integrante del Frente Productivo Nacional. Y agregó: “Para crecer es importante una inyección de dinero en el bolsillo de los trabajadores para potenciar la industria nuevamente”.

Si bien las entidades se mantienen expectantes sobre el futuro económico de la principal región del país, también esperan que algunas de las iniciativas lleguen a los oídos del futuro Gabinete nacional. 

Agenhoy