Insistieron con que «no fue accidente» sino un «homicidio con dolo eventual».

«No hubo ningún accidente, fue una tragedia pero era algo evitable, la propia Armada demuestra el estado de no navegabilidad que tenía el submarino ARA San Juan, se había pedido la reparación y el poder político hizo oídos sordos al respecto», dijo a Télam Luis Tagliaferra, padre del teniente de corbeta Alejando Tagliaferra, uno de los 44 tripulantes del ARA San Juan fallecidos por el hundimiento del buque.

Asimismo, consideró que aún sabiendo las malas condiciones del submarino «se aprobó una misión, la más ambiciosa en 30 años, algo que con un submarino en buenas condiciones era riesgoso y que con un submarino en malas condiciones fue un viaje a la muerte».

Tagliaferro efectuó estas declaraciones esta tarde en el anexo de la Cámara de Diputados bonaerense, en La Plata, donde fueron recibidos por la Comisión de Derechos Humanos.

«Hubo homicidio con dolo eventual, los responsables de la Armada tenían que haberse representado que eso (el naufragio del submarino) iba a pasar, dada la información que tenían», afirmó.

Y, aseguró que «la investigación judicial está planchada, a 21 meses del hecho, la jueza de Caleta Oliva, Marta Yañez, conserva como carátula la de averiguación de delito, es decir que ella aún no sabe si hubo o no delito, a pesar de la prueba que hay en el expediente».

«La lucha judicial se percibe larga y hoy por hoy, para la jueza no hay responsables», destacó.

Tagliaferra también remarcó que «hay una especie de asociación ilícita, hay muchos partícipes, algunos con responsabilidad directa como el comandante de las fuerzas submarinas, y el del comando de adiestramiento, que ordenaba las operaciones a realizar».

«Son responsables también el ex jefe de la Armada, el ministro de Defensa, y el Presidente, en su rol de Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas», puntualizó.

Agenhoy