La caída del empleo asalariado registrado afectó a la casi totalidad del país el año pasado, con excepción de las provincias de Neuquén y Santa Cruz, según un análisis realizado por la Unión Industrial Argentina (UIA).

El estudio destaca en particular el caso de Neuquén, con un incremento interanual de 4.400 puestos de trabajo (3,8% frente a 12 meses atrás), «impulsado por el aumento de la actividad vinculada a Vaca Muerta».

Frente a esos repuntes, «las provincias más afectadas fueron las de Tierra del Fuego (-10,3% interanual), La Rioja (-6,2%) y San Juan (-5,5%)», precisó el informe de la UIA.

En tanto, la provincia de Buenos Aires y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA) fueron hasta octubre pasado las jurisdicciones más afectadas por la caída en la actividad en niveles absolutos (con caídas de 52,8 mil y 41,4 mil puestos de trabajo respectivamente).

El retroceso del empleo asalariado formal en todo el país fue de 0,5% interanual (61.644 puestos menos), pese al crecimiento de 3% de los monotributistas (46.642 más que en octubre de 2018) y de los empleados públicos (1,3%, 42.362 puestos más).

A nivel sectorial, la provincia de Buenos Aires explica la mitad de la caída interanual del empleo industrial, en línea con la participación de la provincia sobre el total nacional (de 41,5%).

En el segundo trimestre de 2019 (último dato disponible), la caída del empleo industrial en la provincia ascendió al 6,1% (31.271 puestos de trabajo menos).

Agenhoy