Jorge Omar Castillo, dueño de la feria La Salada, fue procesado por la Justicia con prisión preventiva, por los delitos de lavado de dinero y evasión impositiva cercana a los $350 millones.

Tras una demanda iniciada por AFIP, el Juzgado Federal Criminal y Correccional N° 2 de Lomas de Zamora, a cargo del juez Juan Pablo Augé, decidió la medida.
El magistrado dispuso un embargo de $150 millones sobre los bienes de Castillo, al considerarlo como jefe de una asociación ilícita y la pena de cárcel por este delito va de los 5 a 10 años.


Por la misma causa, iniciada por la AFIP, también fueron procesados Aldo Enrique Presa y Antonio Corrillo Torrez, en carácter de integrantes de esta asociación ilícita y se le dictó un embargo de $100 millones sobre sus bienes.


«Desde el 2012 y hasta 2017, los involucrados realizaron maniobras orientadas a evadir IVA, Ganancias y los aportes y contribuciones al Régimen de la Seguridad Social, al no registrar debidamente a sus empleados» señaló la AFIP en un comunicado.


El organismo explicó que se constituyeron distintas sociedades anónimas con el fin de ocultar la verdadera actividad ilegal que desempeñaban en el predio ubicado en la localidad de Lomas de Zamora, en la provincia de Buenos Aires.


Dentro de la feria se comercializaba indumentaria de marcas falsificadas a través de personas físicas y más de una docena de empresas, para blanquear dinero y bienes ilegales.

Carolina Bisgarra