El Gobierno nacional ratificó la voluntad de que los extranjeros detenidos en el marco del operativo policial realizado en el contexto del tratamiento del Presupuesto 2019, sean deportados de inmediato. Sin embargo, el director nacional de Migraciones, Horacio García, aclaró que para que se pueda proceder en ese sentido, primero tiene que pronunciarse la Justicia con pruebas condenatorias: «Veremos si se llega a un juicio abreviado como solución para expulsarlos».

En la misma línea del Gobierno, García también explicó que la postura del Poder Ejecutivo es «cancelarle la residencia» a los extranjeros que infrinjan las leyes. Cuando eso ocurra, declararán «la irregularidad de la permanencia dentro del territorio» y se ordenará «la expulsión de esta persona con prohibición de reingreso de cinco, ocho, diez, quince o permanente», indicó.

Cabe señalar que los acusados de participar en los incidentes son Baran Anil, un ciudadano turco de 27 años; Luis Fretes, paraguayo de 36; y los venezolanos Felipe Uleo, de 31, y Víctor Ulea, de 23. Los cuatros integraron el total de 26 detenidos en el marco de los disturbios frente al Congreso el pasado miércoles.

Por su parte, el turco Anil, expresó que «ni sabía que había una marcha». «Llegué a Buenos Aires el martes. Me quedé en la casa de un amigo, en La Plata. Quise ir al centro caminando, porque no conozco la Capital.

«Empezaron a tirar gas y a disparar con armas de plástico (balas de goma). Caminé con toda la gente para el otro lado y doblé por Humberto Primo. Ahí me agarraron dos policías en moto y me dispararon dos veces en las piernas. Dije un montón de veces que soy extranjero y quise mostrarles mis papeles, pero no me escucharon. Me tiraron al piso y me ataron de atrás con precintos», egresó Baran Anil.

Queda en mano de la Justicia la resolución del caso.

Ezequiel Bértola