Así lo aseguró Pedro Bussetti, presidente de Defensa de Usuarios Y Consumidores (DEUCO), al referiste a las subas en este servicio, cuyas cuotas,  en lo que va del año, aumentaron ocho veces y alcanzaron un 66% de incremento.  “En cuatro años de la gestión de Macri, aumentaron un 330%”.

El Gobierno autorizó a las empresas de medicina prepaga a que apliquen un nuevo aumento de hasta 12 % a partir de diciembre. Será la sexta suba consecutiva: 5,5 por ciento en julio, 6 en agosto, 6 en septiembre, 4 en octubre, 4 en noviembre y ahora 12 en diciembre. También hubo subas en febrero (5,5) y en mayo (7,5).

En diálogo con “Primera Mañana”, Bussetti, habló de la difícil situación que atraviesa el sector e indicó: “Sucede lo mismo que con otros rubros de la economía, donde el gobierno nacional, que sostiene la filosofía de la libertad de mercado, permite incrementos que están por encima de la posibilidad de pago”.

“En toda la gestión Macri las cuotas aumentaron un 330%, por supuesto supera el costo de vida y todos los indicadores que pueden tenerse en cuenta para hacer una comparación efectiva”, señaló Bussetti.

En ese sentido, el representante de los consumidores, expresó que  estas subas en la medicina prepaga “tienen un efecto negativo sobre los afiliados, que en muchos casos han abandonado el sistema porque no podían pagar las cuotas o se trasladaron a planes de inferior cobertura, o volvieron al sistema público de salud”.

Sin duda, el grupo etario más perjudicados por los tarifazos son los adultos mayores.  “Muchos volvieron a Pami, porque obviamente no pueden cubrir los costos de este sistema, que además se suma el aumento de los medicamentos, que a partir de la devaluación del 12 de agosto hasta   octubre, aumentaron aproximadamente un 40 %”, aseveró el experto.

El presidente de DEUCO cuestionó la falta de respuestas de las autoridades de salud y del gobierno nacional. “Luego de la devaluación del 12 de agosto, el día 15 de ese mes, 23 asociaciones de consumidores presentamos al secretario de Comercio un pedido para que se retrotrajeran los precios de los medicamentos, a la semana anterior al 12 de agosto, porque en esos días, habían aumentado un 20 %, no tuvimos ninguna respuesta y además los medicamentos siguieron incrementándose”, contó Bussetti.

“Entre el aumento de las prepagas y el de los medicamentos la situación de millones de argentinos reducida sus condiciones de salud y vulnerada”, especificó.

El artículo 17 de la ley 26.682, que establece el Marco Regulatorio de la Medicina Prepaga, dispone que el organismo encargado de autorizar el aumento de las cuotas es la Superintendencia de Servicios de Salud (SSS) y que las subas deben estar fundadas en las variaciones de la estructura de costos.

“Si no hay una decisión por parte de la autoridad de aplicación de la Ley, que contemple la situación del afiliado más que el de las empresas, esta situación no tiene remedio”, dijo Bussetti.

Sin embargo, el defensor de los consumidores, tiene esperanzas en la nueva gestión que asumirá a partir del 10 de diciembre. “Esperamos que esta situación de aumentos permanentes sea contenida”, puntualizó.

NG