El juzgado federal de Quilmes, a cargo de Luis Armella, ordenó allanar la Municipalidad, medida que realizaron esta mañana efectivos del Departamento Investigaciones de Delitos Complejos y Crimen Organizado de la Prefectura Naval Argentina.

El operativo se realizó con el objetivo de buscar documentación que acredite presuntas maniobras ilegales de empleados de la intendencia, a cargo de del ingeniero Jorge Ferraresi, a través de contratos celebrados con Cooperativas de Trabajo que habrían sido utilizados para desviar fondos públicos hacia empresas privadas.

Las maniobras, que algunos emparentan a las realizadas en Jujuy por la dirigente de la Tupac-Amaru Milagro Sala, hoy con detención domiciliaria, fueron realizadas entre los años 2013 2014 y 2015. Es decir durante la gestión de Cristina Kirchner y la gobernación de Daniel Scioli.

Por entonces, el intendente de Avellanera era el propio Ferraresi, la ministra nacional la actual gobernadora de Santa Cruz, Alicia Kirchner, y el ministro bonaerense Eduardo Aparicio. Y con el supuesto objetivo de «promover la inclusión social» se lanzaron programas de trabajo fomentando la utilización de «Cooperativas de Trabajos» a las cuales se les transferían de manera directa fondos públicos para la realización de obras.

Estos fondos, según consta en la causa del juez Armella, eran derivados desde el Ministerio de Desarrollo Social a la Provincia de Buenos Aires y estos, a su vez a la Federación de Cooperativas de Trabajo Nuevos Aires Limitada a la cual se le encargaban la realización de obras.

Lo que investiga el juzgado federal de Quílmes es el desvío de fondos públicos hacia empresas particulares de funcionarios de la administración pública o allegados, que se quedaban con las obras y el dinero bajo la pantalla de las cooperativas. La maniobra involucra a entes públicos, funcionarios, empresas privadas, cooperativas y estudios contables y jurídicos a través de los cuales se habría lavado dinero.

Todo queda sujeto a mayor investigación.

Melisa Delgado Niglia