*Por Jorge Joury (Enviado especial)

En la Costa ya todo es movimiento..Se trabaja a full para preparar el nuevo escenario de lo que imaginan como un verano generoso en materia turística.Las perspectivas son alentadoras por los efectos de la devaluación que ha encarecido significativamente los viajes al exterior. Los operadores inmobiliarios cuentan por estos días con un 25% más de reservas de casas, departamentos y hotelería. Mar del Plata y Pinamar son las plazas más codiciadas. El trabajo difícil, ahora será armar la ingeniería para cuidar los precios y no espantar como años anteriores a los visitantes acercando opciones sensatas para todos los bolsillos.
A la hora de sacar cuentas, en el caso de Mar del Plata una familia tipo necesitará desde $ 6.000 por día para sus vacaciones, gasto que incluye alojamiento, movilidad, comidas, sombra y una salida al teatro por semana. Para Pinamar, el costo es un poco más salado y se ubica en torno a los $ 7.800..
Los dueños de las inmobiliarias sostienen que los valores están un 25% por encima del año pasado.En la Ciudad Felíz el promedio de $ 6.000 parte de la base de alquilar un departamento de dos ambientes, en el centro y próximo a la playa, equipado para cuatro personas y cochera; que tiene un costo de $ 2.000 por día. A esto se le suma el alquiler de una carpa de mil pesos diarios, un presupuesto para comidas por $ 2.000, el prorrateo del gasto del viaje en auto más la movilidad en la ciudad ($ 5.000 en total, incluyendo los peajes) y una salida en el teatro estimada en $ 600 por persona.
Sólo para los peajes, saliendo de Capital Federal, se necesitan $ 460 ($ 230 de ida y 230 de vuelta). En la Autopista Buenos Aires-La Plata, el Dock Sud va de $ 25 a $ 32 dependiendo de si es hora pico o no. El mismo valor tiene el Hudson. Por su parte, en la Autovía 2, el peaje Samborombón y el peaje Maipú salen $ 90 cada uno.
En combustible se va otro tanto: según estimaciones se necesita un tanque para el viaje de ida y otro para el de vuelta para cubrir los 800 kilómetros que separan a los porteños de la Ciudad Feliz. Esos 55 litros de nafta súper se convierten, a $ 36,59 el litro, en $ 2.012, que multiplicados por dos arriban a $ 4.024. Si la elegida es la premium, a $ 44,01 el litro el tanque lleno cuesta $ 2.420, que se suman $ 4.840 para ir y volver. Así, un matrimonio con dos hijos por siete días necesitará un estimado de poco más de $ 42 mil en Mar del Plata.
Entre las opciones para una buena comida aparecen una parrillada para dos personas, desde $ 700; una porción de rabas, $ 300, y un menú ejecutivo para el mediodía desde $ 250. Una pizza, de muzarella y aceitunas, se la puede encontrar desde $ 180. Montecatini, un clásico marplatense, ofrece opciones como ravioles (con fileto, crema, manteca o bolognesa) a $ 150; milanesa completa con 2 huevos y papas fritas a $ 220 o filet de merluza a la romana con puré a $ 235. La gaseosa, $ 60 y el servicio de mesa, $ 30. Así, una comida para cuatro con el plato más barato asciende a $ 960. Entre los tres almuerzos y las tres cenas correspondientes a la estadía, el presupuesto es de $ 5.760.
Fuera de la cuenta aparecen gastos extra a los que cada turista acceda. Una docena de medialunas cuesta $ 100. Sus contrincantes, los churros rellenos de Manolo, $ 140. El precio de las entradas al parque Aquarium, para pasar la tarde entre delfines, tiburones y lobos marinos, es de $ 629 para mayores y $ 470 para chicos. Así, los tickets para los cuatro miembros de la familia suman $ 2.198.
En lo que tiene que ver con Pinamar un almuerzo cuesta alrededor de $ 550 por persona, un tapeo para dos al atardecer puede ir de $ 350 a $ 550 y una cena con vino incluido, por persona, alrededor de los $ 700.
Otra evaluación que hacen los empresarios es que que en la temporada que se avecina las estadías podrían ser algo más extensas que la típica escapada de fin de semana que se hizo tendencia en los últimos años. «El mayor porcentaje de reservas concretadas corresponde a alquileres por dos semanas. Pero ya hay muchas consultas por periodos más cortos, de una semana. No es para tirar manteca al techo, pero que para esta fecha ya se han triplicado las consultas y las reservas están en un 30% por encima del año pasado para nosotros es un dato que entusiasma», señalaron.
Otro tema que destacaron como positivo, es que el gobierno bonaerense haya mantenido para la costa para la temporada de verano, los descuentos que hace el Bapro en las compras de supermercados. «Todo influye y es tenido en cuenta en la billetera del turista. Todos tenemos que aportar nuestro granito de arena si pretendemos que de aquí en más la gente no se vaya a Brasil».
El programa proyectado por la gobernadora María Eugenia Vidal funcionará desde el 27 de diciembre hasta el 10 de marzo. Es una fuerte apuesta con la ayuda fundamental del Banco Provincia para reactivar circuitos turísticos y de consumo.
Para usuarios del Banco Provincia, Vidal mantendrá el 50% en supermercados (reintegro máximo $1.500) y también habrá un 50% de descuentos para espectáculos (reintegro máximo $1.000), 30% en gastronomía (tope máximo de reintegro $1000), 30% en hotelería (reintegro de $3000 y tres cuotas sin interés), 30% en pasajes en ómnibus y tren (tope de reintegro $1000). Según la Provincia, de aprovechar el total de estos beneficios una familia podría ahorrar hasta 7500 pesos.
Además en Mar del Plata habrá playas públicas equipadas con sombrillas, reposeras, duchas, baños, agua caliente para mate, lockers, puestos para cargar celulares y recreación, todo sin cargo. También se instalarán 600 sombrillas frente al Museo Mar (la costa y López de Gomara), en Mar de Ajó 160 y en Necochea 300 pérgolas. Además habrá shows de AcercArte con bandas y cantantes como Kapanga, Lali Espósito, Patricia Sosa y Soledad Pastorutti.
También influye en el clima optimista que los martilleros marplatenses lanzaron en septiembre un tarifario que por ahora, cuando todavía hay oferta, se respeta. Por ejemplo, sugiere el alquiler de un departamento de dos ambientes desde los $ 17.500 por una quincena de enero.
En Pinamar las reservas apuntan a tanto enero como febrero. Una semana económica en este coqueto balneario, alojándose en un departamento es de $ 3.000 por día y alquilando una carpa hay ofertas de 9 mil pesos la semana. Para los que turistas, también habrá que tener en cuenta en combustible unos $ 5.000 de viaje en auto, unos $ 2.500 diarios en comidas y una salida al teatro de $ 600 por personas. Esta ecuación suma casi $ 55.000, es decir unos $ 7.800 diarios. Tanto la denominada «Costa Verde», como Mar del Plata, ofrecen valores para todos los bolsillos, incluido los del público del segmento ABC1 que elige Cariló.
La Asociación Empresaria Hotelera Gastronómica de Pinamar elaboró un listado de precios para la temporada 2019 como para ir estudiando el escenario. Por ejemplo, una noche en un hotel 3 estrellas en habitación doble, cuesta $ 2.540 y en un apart con spa y piscina, también de 3 estrellas, en Mar de Ostende, $ 3.342 por día.
Para las familias que eligen casas en el apacible bosque de Pinamar, los valores oficiales son los siguientes: una casa de dos habitaciones tiene una cotización $ 29.000 por semana y una de tres, $ 38.000, en tanto que en Valeria del Mar llegan a $27.000 y $37.000, respectivamente.
Los concesionarios de playa, anunciaron incrementos de un 25% en relación al año anterior y establecieron precios de carpas en la franja entre Pinamar y Valeria del Mar desde $ 1.285 y de sombrillas en los $ 714.
Para los turistas más exquisitos y de mejor poder adquisitivo que optan por el bosque de Cariló, un hotel 4 estrellas, en base doble oscila en $ 8.935 o $12.857 en un apart de la misma categoría, en tanto que una casa cuesta desde los $ 49.000 semanales, según la Cámara de Turismo.

*Jorge Joury es licenciado en Ciencias de la Información, graduado en la UNLP y analista político. Su correo electrónico es jorgejoury@gmail.com. Si querés consultar su blogs, podés dirigirte al sitio: Jorge Joury De Tapas.

AgenHoy Digital